�Hay fracasos en e-learning?

16 05 2007

Muchos proveedores de estas soluciones se centran excesivamente en el an�lisis de las indudables ventajas de estas modalidades formativas, olvidando con frecuencia los problemas que se pueden generar al implantar una soluci�n e-learning. Son muchas las entidades que, despu�s de haber tenido una experiencia negativa, no quieren volver a repetirla.

La responsabilidad de los proveedores de e-learning es la de analizar que aspectos pueden fallar antes de poner en marcha proyectos en los que se produzcan errores irreparables. En este sentido entidades como la Asociaci�n de Proveedores de E-learning (APEL) (http://www.apel.es) ha desarrollado un proyecto denominado Q-APEL para garantizar que los servicios de e-learning cumplen con un nivel de garant�as que permita a los potenciales clientes afrontar con �xito sus proyectos de teleformaci�n.

Principales factores que afectan al desarrollo de los proyectos e-elearning:

Desde la �ptica de la infraestructura tecnol�gica, es preciso analizar con detalle la infraestructura tecnol�gica de emisor del curso y la de los receptores. A continuaci�n comentamos ambos casos:

  • Infraestructura tecnol�gica del receptor del curso: Se han desarrollado acciones de teleformaci�n sin haber estudiado previamente la situaci�n tecnol�gica de los participantes de los cursos, provoc�ndose situaciones en las que el acceso a los cursos era dif�cil, cuando no imposible, o una gran lentitud en la ejecuci�n de los contenidos por lo que el participante se desmotivaba r�pidamente y no finalizaba la formaci�n. En muchas organizaciones las oficinas centrales disponen de una buena infraestructura y las pruebas se realizan por los responsables de formaci�n con equipos actualizados y buenos anchos de banda de acceso a Internet o a la intranet corporativa. Al evaluarse correctamente los niveles de ejecuci�n sin hacer pruebas en oficinas o delegaciones de la organizaci�n donde no se dispone este acceso, estamos provocando el fracaso de la soluci�n de aprendizaje para aquel usuario final que va a realizar el curso. La soluci�n para evitar estos errores se basa en realizar todas las pruebas pertinentes as� como involucrar realmente al departamento de inform�tica de forma que puedan realizar todas aquellas pruebas necesarias para evitar errores y elaborar el plan de contingencias que m�s se adecue a los posibles riesgos de implementaci�n del proyecto.
  • Infraestructura tecnol�gica del emisor del curso: Otra causa de fracaso, menos frecuente que la anterior, es la de utilizar una plataforma inadecuada para la ejecuci�n de los cursos. Por diversas causas (plataforma, contenido, ancho de banda, falta de escalabilidad, contenido inadecuado para la ejecuci�n, etc.) se provoca el mismo efecto que el comentado anteriormente, es decir, el participante experimenta la ejecuci�n e interacci�n del curso de forma deficiente provocando un conjunto de errores y el abandono del mismo. Para evitar cualquiera de estos problemas es preciso realizar una prueba piloto en diferentes escenarios y participantes que garantice la correcta ejecuci�n en aquellos casos que la empresa considere adecuado.

Problemas en los cursos e-learning derivados de los contenidos:

  • Contenidos no adaptados a los objetivos de la formaci�n y del participante: los desarrollos de contenidos e-learning se pueden complicar y obedecen a un proceso muy elaborado. Si no se consigue transmitir conocimiento que ofrezca valor a�adido al participante habr� muchas probabilidades de abandono.
  • Contenidos de bajo nivel de interacci�n: Puede darse casos de un contenido pedag�gicamente correcto pero de un nivel de dise�o bajo o inexistente. Circulan muchos cursos denominados de e-learning en formato de texto est�tico. El participante tender� a no realizarlos por suponer un esfuerzo extra de concentraci�n.
  • Contenidos que no permiten seguimiento: Existen contenidos que no est�n adaptados correctamente a la plataforma sobre la que se ejecutan y hacen que no se pueda realizar el seguimiento adecuado por parte de los animadores de los cursos ni de los administradores. Un factor clave del �xito en e-learning es contar con una animaci�n adecuada as� como un soporte de tutor�as o expertos que permitan crear una experiencia memorable al participante. Si estos contenidos por su tipo de dise�o no ofrecen este tipo de informaci�n nos encontramos con otro riesgo de finalizaci�n del curso.

Para resolver esta situaci�n es preciso que se realice un an�lisis de contenido por parte de los especialistas de formaci�n as� como pruebas con los que van a recibir el curso, de esta forma se contar� con el respaldo adecuado de las personas que han probado antes el curso una vez lanzado el primer plan de formaci�n.

Proyectos fallidos desde la �ptica del participante

Existen varios casos que promueven los abandonos de los participantes, los m�s frecuentes son:

  • La formaci�n e-learning no tiene el mismo valor que la formaci�n presencial para la organizaci�n: un alumno no recibe las mismas ventajas en formaci�n presencial que en e-learning. Por ejemplo: provocar la formaci�n e-learning fuera de horarios de trabajo, no computar esta formaci�n en la ficha del alumno, intentar que el alumno se forme mientras est� desarrollando otra tarea, realizar la formaci�n e-learning en jornada laboral pero sin ning�n tipo de horario dedicado exclusivamente a estas tareas, remunerar de alg�n modo la formaci�n presencial y no hacerlo v�a intranet/Internet. Todos estos casos hacen que el participante perciba la formaci�n e-learning como un castigo o como un obst�culo de forma que abandona antes el curso o incluso ni acceder� al curso con diversas excusas
  • El participante de los cursos no est� preparado para realizarlos: si la organizaci�n pretende que se formen trabajadores con una cierta edad cuyo nivel de alfabetizaci�n digital es muy bajo, los resultados ser�n menores que si se dirige dicha formaci�n a colectivos con rangos de edad inferior a los 40 a�os. El cambio del m�todo de aprendizaje supone una nueva dimensi�n en la cultura de la organizaci�n y el elemento humano debe captar las ventajas de esta modalidad de formaci�n. Si la primera experiencia de un individuo es negativa, ser� dif�cil volver a convencerle para que participe en otro curso.
  • El curso es voluntario: Esto puede ser una ventaja pero tambi�n un inconveniente. Si no se ofrece al participante un aliciente (en t�rminos de premio o control) para su finalizaci�n probablemente se registrar� en el curso pero despu�s al no tener tiempo nunca lo terminar�. Los cursos que mejor funcionan en la organizaci�n en modalidad e-learning son los obligatorios, que tienen que ver con su trabajo y que la organizaci�n pone los medios adecuados en t�rminos de tiempos, infraestructura y recursos de la organizaci�n para que no sea un obst�culo la realizaci�n de los mismos.
  • La realizaci�n del curso no cuenta con el respaldo de los mandos intermedios: Se ha demostrado que cuando los responsables de departamentos o de grupos humanos no est�n de acuerdo o no creen en esta modalidad de formaci�n, el �ndice de abandonos de los integrantes del grupo en mucho mayor. Esto obedece a que someten a los participantes a continuas interrupciones, no ofrecen los medios adecuados ni los recursos precisos. En este caso es fundamental pues involucrar a todos los responsables de personas para que act�en de forma coordinada y no se conviertan en barreras al proyecto.
  • Los cursos se lanzan sin conocimiento de los empleados: El cambio de entorno de aprendizaje hace que las personas deben ser conscientes del tipo de curso que van a realizar, como lo pueden hacer, a quien pueden acudir para recibir alguna ayuda, que medios disponen de soporte y que ventajas van a tener una vez realizado el curso (Diploma, conocimientos, mejora de tareas etc.). Varios proyectos han fracasado por la falta de informaci�n a los participantes y a sus jefes inmediatos.
  • Animaci�n y tutor�as deficientes: Si el soporte de respuesta a consultas que se le ofrece al participante es defectuoso en calidad o rapidez y no existe un seguimiento amigable que anime al participante a finalizar las acciones formativas la tasa de abandono crece sustancialmente al vivir la formaci�n que recibe el participante como algo excesivamente fr�o y despersonalizado. Un adecuado protocolo de comunicaci�n con el participante que interact�e con el e integre a los expertos con los animadores permitir� motivarle para la finalizaci�n adecuada de las acciones formativas.

Otros factores que pueden abocar al fracaso de un proyecto e-learning:

Estos elementos no se refieren a los tres pilares descritos, aunque son frecuentes en las ejecuciones de los proyectos, una habla de los recursos que hay que aplicar a la teleformaci�n (cuando se pretenden implementar soluciones de �xito sin recursos suficientes o cuando alg�n proveedor quiere desarrollar una soluci�n sin experiencia con muchas probabilidades de fracaso)

  • Acci�n de formaci�n e-learning centrada en reducir costes: En ocasiones hablar de formaci�n por Internet tiene asunciones de bajo coste. Las soluciones de formaci�n digitales pueden ser m�s econ�micas que las presenciales pero no siempre son mucho m�s baratas. El hecho de disminuir el presupuesto puede hacer que tambi�n lo haga en nivel de calidad y como consecuencia de resultados. En Internet hay cursos gratis que pueden descargarse en cualquier ordenador pero su efectividad es muy reducida. Es conveniente comprobar los recursos que se van a incluir en el proyecto en los tres elementos tratados con anterioridad. Por ejemplo: unas tutor�as reactivas (que se atienda solo a las dudas o comentarios de los participantes, sin animaci�n con actividades, pr�cticas y seguimiento personalizado de los avances del participante) permite reducir del 10 al 15% el coste del curso, pero puede provocar un �ndice de abandonos del 20 al 30%. Hay que evaluar previamente estas expectativas para desarrollar correctamente la experiencia.
  • Falta de experiencia del proveedor o ejecutor de los cursos: En este tipo de soluciones que afectan a muchas personas es conveniente contar con la experiencia de expertos que garanticen un m�nimo nivel de ejecuci�n, contar con consultores que demuestren amplia experiencia en proyectos similares permite obtener mayores garant�as de ejecuci�n. En ocasiones se han lanzado proyectos de e-learning sin analizar los riesgos convenientemente bien por necesidad de realizaci�n o de facturaci�n y el proyecto se convierte en un sonado fracaso.

Conclusiones

Desde el receptor del curso (factor clave de �xito) hasta el proveedor de la soluci�n tiene que haber una preparaci�n previa necesaria para el �xito de la acci�n de teleformaci�n. Los proyectos piloto, las pruebas, el conocimiento del producto, el sistema de animaci�n, los sistemas de acceso y el resto de los elementos que influyen en el �xito o fracaso de un proyecto e-learning son fundamentales para la obtenci�n del �xito. Y para esto la colaboraci�n, el conocimiento y el trabajo en equipo de todos los implicados garantizar�a la eliminaci�n de los riesgos en el proyecto.

Javier Lozano
Presidente de APeL.

http://www.apel.es/boletines/07_04/editorial.htm


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s