¿Cómo será el currículum del futuro MBA?

11 06 2007

En la Graduate School of Business de la Universidad de Stanford dicen que tienen la respuesta. En mayo pasado, el consejo de académicos de la universidad aprobó la mayor reforma al sistema curricular de su programa de MBA en 27 años. El nuevo modelo, que se estrenará en 2007, parte de la base que cada alumno diseñará su currículo académico: después de un plan común que se desarrollará el primer trimestre no existirán las asignaturas requeridas. Además tendrá un acento en el pensamiento analítico crítico, un foco mayor en la gestión global y en el desarrollo de habilidades de liderazgo (habilidades blandas, como se les conoce en la industria).Para llevar a cabo la nueva malla académica, la escuela espera construir un campus totalmente nuevo, avaluado en US$ 275 millones. ¿De dónde sacará el dinero? La reciente donación de US$ 105 millones realizada a la Universidad por Philip H. Knight, ex MBA de Stanford, y presidente y fundador de Nike Inc., no sólo rompe el récord de las donaciones privadas más grandes hechas a un centro académico. También permite a la escuela comenzar lo antes posible con la construcción del nuevo campus, que será llamado The Knight Management Center.

Bienvenidos a la realidad de la Universidad de Stanford, cuya escuela de MBA lidera nuestro ranking anual de programas globales de administración de empresas para latinoamericanos. Es la primera vez que la escuela de Palo Alto lidera esta competencia en la que cada vez se hace más importante la capacidad de innovar.

El factor social
La ansiedad por conseguirlo ha llevado a las escuelas a mirar nuevas áreas en busca de lecciones y oportunidades para sus alumnos. Incluso en América Latina. Stanford por ejemplo, ha visto en los negocios responsables y en los emprendimientos en la base de la pirámide una fuente de innovación, para lo cual creó el Center for Social Innovation (CSI). Desde ahí observa a empresas como la mexicana Cemex o los productores de café centroamericanos, para analizar cómo los pobres surgen como un nuevo segmento para insertar en las cadenas de abastecimiento y consumo. Es lo que también está haciendo el Center for Responsible Business de Haas School of Business de Berkeley (N° 12 en el ranking) o el Center for the Advancement of Social Entrepreneurship de Fuqua School of Business de Duke (N° 14). Se trata de centros enfocados en el estudio de negocios responsables que ofrecen a sus alumnos la posibilidad de enfocar sus carreras más allá de las fronteras tradicionales y que, de paso, son para los latinos una oportunidad de entrenamiento para las nuevas necesidades de la región.

No es sólo por eso que Stanford ha conseguido posicionarse en el primer lugar del ranking. Su principal característica es su incansable vocación por unir el mundo de la gestión con la investigación científica, lo que le ha permitido ver nacer algunas de las empresas más innovadoras del mundo, especialmente en áreas como las tecnologías de información y biotecnología. La escuela de Silicon Valley se ha transformado en el referente mundial en lo que se conoce como “transferencia tecnológica”, que consiste en entregar patentes de los inventos de sus académicos a hombres de negocios para que inicien startups. Entre los casos más llamativos está SUN Microsystem (¿sabía que SUN significa Stanford University Network?) o el más reciente de Google, emprendimiento creado por los estudiantes Larry Page y Sergei Brin con el apoyo de la universidad. Tras la oferta inicial de acciones de Google el año pasado, Stanford recaudó US$ 336 millones tras vender su participación.

Durante 2005 Stanford transfirió al sector privado 12 compañías, sólo superada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que levantó 20 firmas, siendo ambas las más activas universidades en esta práctica. En 2004, se iniciaron 432 empresas en Estados Unidos cuyo origen es académico, un incremento del 24% versus el año anterior, según cifras de la Asociación de Administradores de Tecnología Universitaria, la organización que agrupa la actividad.

Dado su tamaño más pequeño que otras escuelas de igual nivel, Stanford es capaz de aplicar actualizaciones a su currículum con más agilidad que sus competidores, lo que permite por ejemplo, emprender más rápidamente intensos cambios curriculares como el ya mencionado.

Al igual que Stanford, la francesa Insead (4) también ha intervenido la estructura de su programa para dar mayor énfasis a las habilidades de dirección de personas. Desde hace dos años que la escuela de Fontainebleau, en Francia, comenzó a incorporar modificaciones que apuntan en esta dirección. Entre ellas, la obligatoriedad de los cursos “Liderazgo de personas y grupos” y “Liderazgo de organizaciones”.

La flexibilización de las mallas curriculares no sólo busca mantener alineados los contenidos que se imparten a los alumnos con las nuevas necesidades de la alta dirección. También obedece a la necesidad de las escuelas por atraer alumnos talentosos que provienen de disciplinas distintas a la administración. Es un hecho que el interés por los MBA ha disminuido desde los altos niveles registrados a fines de la década pasada, lo que queda reflejado en la caída generalizada en el caudal de postulaciones que las escuelas top reciben en sus departamentos de admisión (ver gráfico). Nuevos programas en las escuelas de Gobierno, Relaciones Internacionales, o incluso Filosofía y Arte, están atrayendo a estudiantes que buscan desarrollar carreras en el mundo de la empresa, en la banca de inversiones y la consultoría, sectores ávidos de nuevos y más creativos talentos.

Competencia
Si bien Stanford lidera el ranking general, Harvard (N° 3) sigue siendo la escuela con más prestigio entre académicos y ejecutivos latinoamericanos, según el estudio de Amériaconomía Intelligence (ver resultados en página 50), seguida por Wharton (N° 2), de la Universidad de Pennsilvania. Además de prestigio, Harvard posee el mejor poder de red regional, entendido éste como una combinación entre los esfuerzos por fortalecer su network, el desarrollo de actividades y experiencia académicas relacionadas con la región, y la relación con escuelas locales, además de la existencia de una extendida red de ex alumnos.

Desde la perspectiva de las principales escuelas del mundo, la competencia por seducir estudiantes es cada vez más global, pero siguen sin considerar a las esuelas de América Latina como rival. En su respuesta, los académicos de las escuelas globales consideran como competidores al mercado de Estados Unidos (30%), Asia (26%) y Europa (25%), mientras que la región sólo es vista como amenaza por un número muy menor (2%).

Fuente: Iván Colodro
http://www.americaeconomia.com/PLT_WRITE-PAGE~SessionId~~Language~0~Modality~0~Section~1~Content~26528~NamePage~IntellMbaArticulArti~DateView~~Style~15543.htm

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s