Inversiones Extranjeras Directas (IED) en América Latina

25 06 2007

 Javier Santiso 
Economista
Jefe y Director Adjunto
Centro de Desarrollo de la OCDE

Corriente positiva

Los últimos datos del informe de la Cepal sobre inversiones extranjeras directas (IED) en América Latina arrojan una serie de buenas noticias para la región.

La primera es que esta inversión siguió recuperándose en 2006 para alcanzar US$ 72.500 millones. La contracción, a principios de la década, de la IED hacia América Latina había despertado los temores de una competencia acérrima por parte de China, cuya IED representa volúmenes comparables al total de la región. Este temor no queda, por ahora, reflejado en las cifras. Sin embargo, el aumento de la IED hacia América Latina (1,5% con respecto al año anterior) contrasta con el boom inversionista mundial (34%), muy llamativo en los países desarrollados (casi 50%), y con los países en desarrollo registrando menores incrementos (10%). De ahí que el volumen de la IED hacia América Latina se estanque y represente apenas el 8% de la inversión extranjera global y algo menos de 30% del total hacia los países emergentes.

Los principales receptores fueron México (US$ 18.900 millones), Brasil (US$ 18.800 millones) y Chile (US$ 8.000 millones). Es decir, los países que apostaron por una economía política de lo posible, combinando pragmatismo y continuismo en el manejo macroeconómico. En términos de la relación IED/PIB destacan Chile (7% del PIB), pero también economías de alto pragmatismo económico, como Costa Rica (7%), Uruguay (8,3%) y Trinidad y Tobago (8,4%).

La segunda buena noticia tiene que ver con la procedencia de esta inversión. Si bien algunos países, como España, que tuvieron un protagonismo decisivo en los 90 han reducido sus inversiones en la región, estamos asistiendo a la irrupción de nuevos inversionistas de Asia, de Medio Oriente (una de las mayores adquisiciones en la región en 2006 fue realizada por Istithmar, una empresa de Dubai, por US$ 3.600 millones) e incluso de África (en 2006 el banco sudafricano Standard Bank Group compró los activos de Bank Boston en Argentina). Estados Unidos, Países Bajos, Canadá y España siguen liderando las inversiones extranjeras en la región. Sin embargo, China e India se asoman ahora también como nuevos actores, sobre todo en los sectores minero y energético.

Pero también se perfilan en otros sectores, como el conglomerado indio Tata -a través de sus filiales- en el sector automotriz (Tata Motors), de servicios (Tata Consultancy) o del acero (Tata Steel). En 2006, anunció un joint venture con la brasileña Marcopolo para fabricar y ensamblar autobuses.

También mostró interés para unirse con Fiat y fabricar vehículos Tata en la región desde Argentina y Brasil. Tata Consultancy empezó a operar en Chile en 2002 y compró una empresa local en 2005. El mismo año que se establecía en Chile lo hacía en Uruguay, donde creó un centro de desarrollo global de prestación de servicios a España y a los países de habla hispana de América Latina. El mismo año hacía lo mismo en Brasil para prestar servicios a países de habla portuguesa. Igualmente la china Chery organizó una empresa conjunta con el grupo argentino Socma para producir vehículos Chery en Uruguay, mientras estudia también otros proyectos en Argentina.

Sin embargo, la tercera noticia, sin duda la más llamativa, tiene que ver no con los datos de entrada de la IED, sino de salida: en 2006 las inversiones extranjeras directas por parte de las empresas latinoamericanas alcanzaron un récord histórico. Las salidas de la IED se acercaron a los US$ 41.000 millones, un salto de 115% respecto del año anterior. El récord lo tiene Brasil, con inversiones en el exterior en 2006 por US$ 28.000 millones, superando las entradas de la IED. México, con US$ 4.000 millones invertidos en el extranjero, queda segundo, pero es muy probable que en 2007, con la compra de Cemex, multiplique por cuatro o cinco este monto.

Dentro de los inversionistas latinoamericanos en el exterior destaca Chile (US$ 2.800 millones), que se está dotando de multinacionales importantes en sectores como el de la distribución y, por supuesto, la minería. Antofagasta Minerals, del grupo Luksic, adquirió activos en Australia, licencias en Pakistán, y proyectos conjuntos con Anglogold en Colombia.

Más que nunca, las corrientes de inversiones reflejan los cambios globales, de los cuales América Latina también es protagonista. No sólo nuevos inversionistas están irrumpiendo en la región, procedentes de Asia y Medio Oriente, sino que además las empresas regionales se están globalizando más allá del perímetro latino. De hecho, las mayores inversiones realizadas en el exterior por las multinacionales fueron en los países de la OCDE. Signos de los tiempos que cambian. Ahora también estamos presenciando un mayor activismo en Asia.

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 05 2008
Jose Luis Amador M.

HOLA QUIERA INFORMACION HACERCA DE CREDITOS EN EL EXTRANJERO, AGRADESERIA SU RESPUESTA PRONTA ..

MUCHAS GRACIAS !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s