¿Un MBA en qué?

6 09 2007

Andrés Piedragil Gálvez,
Ciudad de México

La argentina María de los Ángeles Arbesu puede pasar todo un día viendo telenovelas. Y no lo hace de ociosa. Como coordinadora de Producción Internacional de Telefe, actúa como un radar que recolecta nuevas ideas y contenidos para la televisora del Grupo Telefónica, cuya estación en Argentina vende gran parte de sus formatos al extranjero.
“Me alimento de televisión”, dice Arbesu, quien lleva ocho años entre los estudios de la televisora en Buenos Aires y quien trabajó otros siete años en la productora de Marcelo Tinelli. Actuando como el nexo entre el área de contenidos y los negocios internacionales, Arbesu es una de las que deben buscar cuáles formatos de programas son vendibles, crear ideas y analizar materiales. Y aunque está copada de trabajo y tiene la agenda completa, en abril pasado se animó a inscribirse en el MBA de Entretenimiento y Medios de la Universidad de Palermo, la primera institución de América Latina que hace un curso creado para esta industria.
El caso de la argentina es una muestra de cómo los MBA no tradicionales empiezan a proliferar. En sus ofertas de MBA, las escuelas de negocios empiezan a incluir términos como moda, publicidad digital, salud, biotecnología, agrotecnología, logística y lujo. La academia dice que no se inventa nada y que sólo responden a inquietudes de las empresas.
En Brasil, por ejemplo, el MBA en Logística que ofrece la escuela de negocios Coppead tiene su origen en 1998, cuando la institución brindaba cursos cortos sobre distintos temas logísticos -transporte, gestión de stocks, almacenaje-. En 2000, una compañía solicitó a Coppead un curso de larga duración. Como el número de alumnos no justificaba comercialmente la organización del curso, la institución brasileña invitó a los ejecutivos de otras cinco empresas. El MBA en Logística había nacido.
“La experiencia se repitió en 2001, a partir de 2002 el curso ya se ofrecía al mercado y este año el MBA va en su octava promoción”, dice Kléber Figueiredo, vicedirector de Educación Ejecutiva de Coppead , en Rio de Janeiro. “El MBA en Logística creció con el desarrollo y la importancia de la logística dentro de las empresas”.

DUEÑOS DE LA PELOTA
En el español Instituto de Empresa (IE), la creación de MBA no tradicionales, en muchos casos, está ligada a oportunidades de mercado, o nichos de negocio que no son explotados al máximo ante la ausencia de ejecutivos idóneos. Por ejemplo, en el caso del máster en gestión deportiva, el IE apuesta por llevar profesionalismo a una actividad administrativa donde “hay corrupción, existe poca transparencia, no hay rigor en los aspectos de negocios, falta ética”, dice Gerardo Seeliger, director del Master en Gestión Deportiva del IE, desde Madrid. Según Seeliger, el asunto es delicado porque el déficit de managers y directivos es directamente proporcional a la actividad comercial y ganancias millonarias que genera el deporte. Muchos ejecutivos no especializados -o gestores improvisados- acaban manejando eventos deportivos de gran potencial comercial como la Copa América, que en su pasada edición, realizada en Venezuela, generó un negocio valuado en US$ 500 millones. Y si de grandes negocios deportivos se trata, basta mirar las cifras olímpicas: la cadena estadounidense NBC pagará US$ 1.180 millones por los derechos de transmisión de los juegos de verano de 2012, y alrededor de US$ 2.200 millones por los juegos invernales de 2010. Mucho dinero y mucha actividad empresarial -patrocinios, derechos de televisión, transferencias de jugadores, merchandising- que “están en manos de personal no calificado: administradores que desconocen el mercado del deporte, ex deportistas, familiares de jugadores”, dice Seeliger, quien trabajó para el comité organizador del Mundial de México en 1986.
El ánimo de los alumnos por alternativas existe, tal como lo comprobó la Universidad de Palermo y su MBA en Entretenimiento. “Tiene 70 alumnos, de los cuales 40 son extranjeros”, dice Daniel Seva, director del Programa de MBA de la Universidad de Palermo, en Argentina. A los 38 años y muchos años en el cuerpo de TV, Arbesu escucha atenta clases de estrategia, management, producción, comercialización, distribución o branding, entre otras materias. “Estoy realmente fascinada con la invasión de TV”.
A Sergio Torres, director general de la oficina mexicana de Mercer Human Resource Consulting, firma de consultoría especializada en gestión de recursos humanos, no le sorprende la proliferación de MBA en materias no tradicionales. Aunque coincide en que las empresas están enfrentando entornos diferentes -mercados digitales, nuevas formas de interacción con socios y consumidores, prácticas innovadoras, nichos subexplotados-, Torres considera que estas especializaciones también tienen que ver con el hecho de que “el MBA, per se, está dejando de ser el gran diferenciador”, dice Torres. “Pero las compañías no buscan al ejecutivo con mención honorífica en su MBA… No se trata de la materia aprendida en el MBA, sino de la habilidad para usar lo aprendido en provecho del negocio”.
Es el caso de la argentina de Telefe, quien considera que su MBA es vital para ascender en la organización, pese a que lleva años en el negocio. “La tecnología cambia todos los días y debo estar actualizada en lo teórico”, dice Arbesu. “Por ejemplo, estamos generando contenidos para celular, como parte del plan que tiene hoy Telefónica que no puedo detallar”.

En la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (Egade) del Tecnológico de Monterrey, tienen programas especializados -como el de Global Business & Strategy (GBS)-, pero privilegia el desarrollo de especialidades dentro de sus maestrías en gestión de negocios. “Si varios alumnos de MBA quieren especializarse en un tema específico, consideramos abrir el área; pero no iniciamos especializaciones arbitrariamente”, dice Antonio Dieck, director de MBA del Egade. En todo caso, muchos de sus alumnos están satisfechos. “Si tus ambiciones van más allá de especializarse en las diferentes áreas de la compañía, es muy valioso estudiar programas con una concentración más afín a nuestros intereses”, dice el mexicano Omar Rojas, estudiante de GBS en Egade.
Lo importante, dice Figueiredo de Coppead (en donde la matrícula de alumnos se reparte en 30% en MBA no tradicionales y 70% en MBA clásicos), es que la especialización de los másters debe buscarse en los temas, económicos y empresariales, que sean relevantes para el estudiante y sus industrias. “En países como Chile y Argentina, por ejemplo, un MBA dedicado a la industria del vino hace mucho sentido”, afirma.
La búsqueda del MBA tendrá que volverse más rigurosa. Personas como Arbesu, que desean crecer en su formación ejecutiva, quizá puedan lidiar con la pregunta “¿un MBA en qué, para qué?

Fuente: http://www.americaeconomia.com

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

4 06 2008
Ricardo Ballesteros

Apreciados señores,
Me gustaría poder contactar a María de los Ángeles Arbesu, quien estudio el MBA en Entretenimiento en la Universidad de Palermo, con el fin de poder intercambiar opiniones.

Gracias por su amable colaboración.

7 08 2010
David

Hola, Yo también ando buscando información sobre esta especialidad de la UP. No tengo muy claro que tanto prestigio tenga la universidad o en especifico sus MBAs.

Agradecería cualquier dato que me puedan brindar.

Saludos,

30 01 2012
Eliana

Hola David!
Estoy interesada en obtener la misma informacion que aqui planteas, veo que ya paso mas de un año, que puedes decirme de los MBAs de la UP? sabes algo al respecto? Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s