Cuentos chinos

7 10 2007

Arly FaundesA medida que sube el ingreso promedio en China, más consumidores buscan productos más exclusivos. El mexicano Antonio Caso lo supo poco tiempo después que su empresa empezara a exportar a China, Sangría Señorial, bebida a base de vino tinto y jugo de frutas, pero sin alcohol. Luego de realizar sesiones de focus group se dio cuenta de que estaban fallando con el diseño. “Los chinos querían algo más moderno, serio y que se notara que valía más caro”, dice Caso, subdirector general del grupo mexicano de refrescos Mezgo. Debieron dejar atrás la tapa de lata y el envase de plástico que usaban en México para cambiarlo por una botella de vidrio, más fina y con tapa rosca. Además, por su carácter exclusivo decidieron distribuirla sólo en tiendas especializadas, bares y restoranes.

Como Mezgo, muchas firmas latinoamericanas medianas y pequeñas buscan triunfar en China, siguiendo a grandes compañías como la aeronáutica brasileña Embraer o la mexicana de tortillas Grupo Maseca, que han llegado allá motivadas por los menores costos de producción y su enorme mercado de consumidores.
Un enfoque más optimista que el de empresas que no ven con buenos ojos el crecimiento chino. Según un estudio entre pequeñas empresas realizado por UPS, el 38% de los pequeños empresarios latinoamericanos ve el crecimiento de China como una amenaza para sus negocios. Y las firmas de México y Brasil son las que más fuerte perciben esta amenaza.

Según Caso, de Mezgo, las oportunidades del mercado chino son una realidad, pero no hay que exagerarlas. “Se debe analizar muy bien qué se quiere llevar a China, porque no todos los productos tienen cabida en ese mercado”, dice. Claro, aunque China tenga 1.300 millones de habitantes, no todos tienen una gran capacidad de consumo ni están abiertos a cualquier producto.

En China Mezgo trabaja con la también mexicana LatinAsia, que además de consultora legal y económica, es el brazo operativo de las firmas latinoamericanas que lleva a Asia. “Nos convertimos en la oficina de Mezgo en China”, explica Simón Levy-Dabbah, presidente de LatinAsia. Otros productos que está promoviendo LatinAsia en China es Cerveza Gallo, de Guatemala, y el mexicano Café Finca Santa Veracruz, además de hacerse cargo de la instalación de los restoranes mexicanos El Fogoncito, entre otros proyectos.

De hecho, Levy-Dabbah, junto a la empresa Hebei Boda Industry, construirán en Hebei, a una hora de Beijing, un pabellón para que empresas y gobiernos latinos instalen oficinas de representación y realicen ferias de promoción. “China no es el mal para América Latina”, dice Levy-Dabbah, “pero tampoco es la catedral consagrada del consumo”.

Una experiencia distinta es la del brasileño Daniel Aldana, quien posee en Beijing un restaurante de comida internacional, llamado Alameda, el que ha sido premiado con la “Cuchara de Oro” como el “Mejor lugar para comidas de negocios”, según la publicación City Weekend. “Me gusta China por su seguridad y sus oportunidades”, dice Aldana.

Desde Porto Alegre, en tanto, el brasileño Claudio Barreto, director presidente de la firma aeroespacial Aeromot -que facturó US$ 17 millones en 2006-, también apuesta por China y, específicamente, por la creciente demanda de aviones en ese país. Para esto, el próximo año abrirá una fábrica de aviones junto a la compañía china Guizhou Aeronautic Industry (Gaic), en el sudoeste chino. Los brasileños aportarán la tecnología de fabricación -son aeronaves de entrenamiento de pilotos y patrullas aéreas- a cambio de un 25% de la empresa. “China tiene un programa muy ambicioso para expandir las actividades de sus aerolíneas comerciales”, dice Barreto.

Según la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil, al menos un 12% de las grandes empresas del país ya transfirieron parte de su producción a China. Incluso un 7% ya tiene una fábrica propia en ese país. Sin embargo, dentro de las empresas de menor tamaño, sólo el 2% de las firmas consultadas tiene una fábrica propia en China y el 1% terceriza parte de su producción allí. “El número de pyme crecerá a medida de que aumente su capacidad financiera”, dice João Vianna, director de Ipanema Trade, consultora brasileña, dedicada al comercio bilateral entre Brasil y China.
Así como lo está haciendo Aeromot, Vianna recomienda ingresar al mercado asiático junto a un socio chino. Por su parte, Levy-Dabbah, de LatinAsia, recomienda que las pyme ingresen al mercado asiático de manera colectiva para poder competir con los productores locales.

Para la chilena Denise Urrutia y el argentino Diego Díaz, fundadores de Asian Precise, que diseña y fabrica productos, especialmente textiles, uno de los mayores desafíos han sido las diferencias culturales. “Hace unos años un cliente chileno nos pidió unas corbatas con unos diseños de caballos. Cuando terminó la producción, vimos que todas las imágenes de los caballos estaban al revés (patas para arriba)”, cuenta Urrutia. “En la fabrica nos dijeron que las corbatas estaban bien, ya que cuando la gente las usara podrían ver los caballos al derecho. No les importaba cómo el resto de las personas los viera”. Después de esto, a Urrutia y Díaz no les quedó más que reír y pedir que se repitiera la producción. Así, han conocido mejor a sus proveedores y han aprendido a tener paciencia. Actualmente, además de la producción para clientes chilenos, están realizando colecciones propias para vender en el mercado chino.

Brazo oriental
Con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre China y Chile, la relación comercial entre ambos ha crecido. Según datos del organismo de promoción de exportaciones de Chile ProChile, en 2006, las exportacione a China alcanzaron a US$ 5.033,4 millones, un 12,3% más que en 2005 y 302,8% más que en 2002. “Debemos diversificar las empresas y productos que llegan a China”, dice Alicia Forman, directora de ProChile.

Otra empresa chilena que está aprovechando las ventajas chinas es Mosaico, fabricante de productos para la instalación sanitaria. La firma instaló una empresa 100% chilena en China, donde tiene oficinas y plantas y trabajan 120 chinos y diez chilenos. Allí se producen los artículos que luego venden en el mercado chileno. “Uno de los mayores obstáculos es el idioma y la idiosincrasia”, dice Kenneth Crozier, gerente de operaciones corporativo de Mosaico.

Aunque sin fábricas propias, Somela -fabricante y comercializador de electrodomésticos, también está aprovechando estas ventajas económicas a través de alianzas con proveedores chinos. Desde allí envía sus productos a Chile para exportarlos, luego, a otros países. Algo similar hace Forus, empresa de calzado que adquiere gran parte de su producción del país oriental.

Las oportunidades del gigante asiático incluso dan espacio al deporte. Jorge Vergara, dueño del club de fútbol mexicano Chivas de Guadalajara y que formó también el Chivas de Estados Unidos, adquirirá en septiembre un equipo de fútbol chino de segunda división y creará una escuela de fútbol. “Vamos a aprovechar la oportunidad que nos da China y abriremos también una planta de Omnilife allá”, dice Vergara, quien busca hacer crecer tanto su negocio de distribución de productos naturales (Omnilife) y de fútbol en Asia.

Cada vez son más los empresarios que buscan realizar su “sueño chino” y conquistar a los consumidores asiáticos hambrientos de cosas nuevas. Sin embargo, como se puede deducir de las propias experiencias, no se trata de armar las maletas e ir al Oriente, sino de evaluar con determinación las oportunidades de este barrio asiático que está cada vez más abierto a la globalización.

Fuente: http://www.americaeconomia.com/PLT_WRITE-PAGE.asp?SessionId=&Language=0&Modality=0&Section=1&Content=31443&NamePage=AmecoPortada&DateView=&Style=15543


Acciones

Information

2 responses

24 09 2009
Rodrigo Baez

Y en verdad que son cuentos chinos, al final, el tal simon levy resultó un estafador, engañó a varias empresas incluyendo al gobierno de df ahora es famoso en varios paises de latinoamerica, pero por ladrón y mentiroso, es una verguenza para su país.

5 10 2011
Lizeth Landell

Estoy de acuerdo, aca en China tambien es conocido por Varios Mexicanos por sus estafas, y promesas que hizo a tantos con trabajos y diferentes situaciones estando aca en China (me incluyo), ademas de mencionar que ninguno de sus telefonos funciona, asi que no es mas que una Verguenza!!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s