Capital Humano v2.0

25 10 2007

Es un conjunto de reflexiones sobre la génesis del capital humano tal como lo ideo el economista y premio Nobel Gary Becker, actualizada desde el punto de vista del Knowledge Management en el siglo XXI.

El concepto del Knowledge Management, día a día está adquiriendo un mayor protagonismo en diferentes escenarios sociales. Esta expresión que proviene del inglés, se presta a confusión cuando se traduce el concepto de Management. ¿Gestión del Conocimiento? o ¿Gobierno del Conocimiento? Diferencias semánticas, que aunque no parece significativa, termina por ser de capital importancia, pues muestra la diferencia entre una actividad meramente táctica (La Gestión), a otra exclusivamente estratégica (El Gobierno), y si cabe más aún cuando se habla personas.

¿Existe alguna diferencia entre Recursos Humanos y el Capital Humano?

A pesar de que son dos conceptos que hoy en día se tienden a utilizar para identificar cualquier actividad orientada al personal de las organizaciones. En su origen, el significado atiende a conceptos de dos épocas de la historia, donde el papel del hombre y la mujer en el trabajo tienen dos significados claramente diferenciados.

En el primero, se atiende al valor del trabajo y habilidades físicas, donde la diferenciación o personalización del trabajo, era prácticamente inexistente (nadie es imprescindible). En el segundo, se atiende más al valor diferenciador de la persona. Dónde cada persona puede ayudar a enriquecer (crear valor personal) a través de sus aportaciones, conocimientos y experiencias. Por lo tanto existe una evolución en la forma y en el concepto de la creación del valor, se pasa de la destreza física (fuerza), a la destreza intelectual (conocimiento).

Pero ¿qué es?, y ¿cómo surge? el concepto de Capital Humano.

Surge en 1964 a través de los trabajos del economista norteamericano Gary Becker, y de sus teorías de análisis microeconómico sobre el comportamiento de la sociedad. Que le valdrían el premio Nobel en Economía en 1992.

Becker define al Capital Humano como:

– El conjunto de las capacidades productivas y competitivas, que un individuo adquiere por acumulación de conocimientos generales o específicos.
– El concepto de Capital, expresa la idea de un stock intangible (Fondo de Comercio, GoodWill ó Capital Intelectual) imputado a una persona que puede ser acumulado, usarse o no usarse. Es una opción individual, una inversión. El Conocimiento es como el dinero, se puede guardar en un calcetín debajo de la cama y no da intereses, o por el contrario se puede usar, e invertirlo y obtener beneficios de él.
– Se toma en cuenta también, el mantenimiento de su capital psíquico y físico (salud, motivación, autoestima, capacidad de asumir responsabilidades, alimentación, etc.).
– El conocimiento y la capacidad de este de crear valor, se ve afectado por el desgaste y el tiempo, que van mermando y depreciándolo. Es por ello que existe la necesidad de reciclarlo, actualizarlo y ampliarlo a lo largo de toda la vida.

El Capital Humano: la igualdad de oportunidades.

Una de las grandes diferencias de las sociedades del siglo XXI, con respecto a las sociedades industriales de principios del siglo XX, es precisamente la facilidad para poder acceder a los diferentes ciclos de formación general, para comenzar a crear Capital Humano. Educación primaria y secundaria obligatoria, Formación Profesional de Calidad, Universidades Públicas.

Identificación de problemas:

1.- Falta de Valores: Lo cierto es que a pesar de todo esto, aún y así existe una tendencia social a no invertir en este tipo de activos personales (persiste la forma de pensar del siglo pasado). Es aquí cuando resaltan los valores transmitidos en el seno de la familia, como motor del éxito de muchos profesionales. La tenacidad, el sacrificio, la responsabilidad, son valores que se enseñan en el núcleo familiar y que contribuyen a cimentar y consolidar nuestro paso por las diferentes escuelas de la vida.

La falta de estos valores, generan una visión de la vida alegre, sin preocupaciones ni ataduras a corto plazo, donde lo más importante es el aquí y el ahora, y para el mañana, ya se verá. Todo ello, hace que muchos jóvenes decidan abandonar sus estudios por un trabajo y un salario que les permita divertirse o cumplir con unas obligaciones, preocupándose solo por cómo ha de ser el siguiente día. Esta arriesgada apuesta, les proporciona un nivel de vida superior al de los jóvenes de su edad.

A medio plazo es posible que los activos de su Capital Humano se vayan devaluando (cociente entre salario percibido/inversión en capacitación) o dicho de otra manera, su capacidad para crear valor en una empresa no sea capaz de crecer al mismo ritmo que sus necesidades personales y familiares, de esta forma su nivel de vida vaya reduciéndose. Pensemos que aproximadamente entre el 3% hasta el 10% del valor que aportamos con nuestro trabajo a una organización empresarial, se refleja en el sueldo. Esta pérdida, se irá haciendo más evidente a medida que el tiempo pase. Dejando a muchos profesionales, sin conocimientos competitivos, o lo que es lo mismo, habrá más personas que por lo mismo que cobran ellos son capaces de generar más valor.

El estar en una empresa trabajando durante largos periodos de tiempo, y especializándose en tareas muy especificas, genera un mayor desgaste de las competencias de un profesional, haciéndose necesario cursos de reciclaje y actualización, para retomar el contacto con las nuevas formas, para no perder competitividad en el mercado.

Al igual que un producto o herramienta se queda obsoleto, los trabajadores que se ven implicados en procesos de producción con equipos o materiales obsoletos, les afecta de forma directa en una depreciación directamente proporcional a la del material con el que trabajan, de su capacidad para crear valor (competitiva), en el mercado.

2.- Falta de orientación y planificación profesional: Cuando se habla de invertir en Capital Humano, se hace referencia de forma implícita a la utilización de ese conocimiento, hacía un fin productivo o rentable. Qué sentido tiene formarse (invertir en formación) como piloto de naves espaciales, médico ó biólogo, si al final nos vamos a dedicar profesionalmente a vender móviles. Esto además se hace más evidente entre los 30 y 40 años, cuando llega la crisis existencial más importante, donde nos preguntamos ¿Qué hacemos en nuestra vida? Suele coincidir cuando posiblemente hemos llegado a lo más alto que podíamos llegar, y no estamos satisfechos con lo que hacemos. Contribuye de manera significativa, cuando nos encontramos con un viejo amigo o compañero de estudios, y nos cuenta con entusiasmo lo que hace.

En muchas ocasiones a la hora de buscar trabajo tras terminar la carrera, las prisas o incluso el temor a la incertidumbre que planea sobre el “primer empleo”, hace que se puedan tomar decisiones que desvíen nuestros primeros planes. En muchos casos, así comienza a fraguarse el origen de nuestra crisis. Decía Séneca, “cualquier viento es favorable si desconocemos al puerto que queremos arrimar”. Quizás esta lección que es una de las más importantes que a un estudiante se le debe dar, generalmente la aprendemos tarde y no todos. Para desarrollar Capital Humano, es necesario planear un plan de desarrollo profesional que nos permita saber dónde queremos llegar, cuánto tiempo estamos dispuestos a dedicarle y que conocimientos /experiencias debemos adquirir. Solo así, no lo dejaremos a merced de las corrientes de viento que nos encontremos a lo largo de nuestra vida.

3.- Externalidades Políticas: A medida que la Economía, como reflejo de la sociedad se hace más globalizada, debemos pensar que nuestra formación debe acercarnos a esta realidad. Desde el tercer tercio del siglo XX, los movimientos nacionalistas reivindican una cultura diferenciadora, que recupere unos orígenes. Existen numerosas voces que entienden que este interés por recuperar estos rasgos culturales, ha perdido su beneficio social, en el momento que condicionan y limitan el correcto uso de la lengua española. Sin menos valorar el patrimonio cultural de todas estas lenguas, se ha cometido el mismo error que se había realizado en tiempos anteriores cuando se imponía el monolingüismo. Muchos universitarios que terminan ahora sus estudios, han perdido el conocimiento de escribir y redactar correctamente en español, esto reducirá el valor de su Capital Humano, viéndose reducido su territorio laboral solo a las zonas geográficas donde se puede expresar y hacer entender correctamente.

El Capital Humano y la planificación de objetivos para el éxito:

Hay quienes dicen que los que triunfan en la vida, es porque la suerte les ha sonreído. También los hay que piensan que el éxito está muy influenciado por cualquier factor ajeno al de su persona.

Personalmente me quedo con lo que opinaba Churchill sobre la suerte: “90% transpiración, 10% inspiración”. Sobre la Inspiración creo que fue Picasso quien decía, “nunca se cuando me va a llegar, pero siempre me pilla trabajando”.

Por lo tanto si tuviera que explicar que para el éxito hay que trabajar, posiblemente no generaría interés ni atención, pues desde chicos esto es sabido. Quizás tendría más éxito si explicara como uno se puede programar el futuro para triunfar.

Posiblemente lo primero que hay que decir, es que las fórmulas mágicas no existen y que las técnicas y tácticas para lograrlo, si bien todos las conocemos no siempre las solemos aplicar con cierto éxito.

Recientemente tras una reunión de viejos compañeros del colegio, pude observar que los que han sacado mejores notas, no son los que han llegado más lejos. Y que los que han llegado más lejos suelen ser aquellos que les han ayudado y asesorado a planificar mejor su carrera profesional.

Definir un objetivo y luchar por él. Decía Zenon de Elea que sí se tiene que plantear un viaje donde hay una distancia de 350 km. y durante 7 días, cada uno de ellos se recorre 50 km. lo normal es que al séptimo día se duerma en el destino. Siempre y cuando la dirección tomada sea la apropiada. También decía Zenon de Elea, que para llegar al destino, antes había que llegar a la mitad del camino, y antes que a este, también a su mitad. Dicho de otra manera, si nos tenemos que ir de viaje desde Madrid a Barcelona, y si lo queremos hacer sin perder el tiempo sabemos que primero debemos pasar por Guadalajara, luego por Zaragoza, Lérida, Tarragona para finalmente llegar a Barcelona. También podríamos entender que si en el km 314 no estamos en Zaragoza, nos hemos perdido y si no rectificamos, difícilmente llegaremos a nuestra meta.

Sí pasamos de planificar un viaje a planificar nuestra propia vida, veremos que las similitudes son muchas. Partimos desde donde nos encontramos, con nuestros conocimientos, experiencias, y nos dirigimos a un destino definido (terminar una carrera, sacar una oposición, lograr una dirección de zona, ascender a una Dirección General, cambiar a una empresa más grande, crear una propia empresa, etc.) Generalmente la ruta que hay que trazar, rara vez es la misma para dos personas, si bien es posible coincidir en ella, incluso realizar trayectos de forma conjunta. Al igual que planteaba Zenon, es indiscutible que cuanto más nos esforcemos por lograr nuestra meta inmediata, y después de una, la siguiente y así con todas, más cerca estaremos de nuestro destino. Y aún cuando a este no lleguemos en el plazo que nos hemos propuesto, cuanto mayor haya sido es esfuerzo por alcanzarlo, más cerca estaremos de él. A esto se le conoce como POR VENIR, lo que está por venir. Y aquí el factor suerte es escaso, es más trabajo o como Churchill lo denominaba “transpiración”. Mientras que uno trabaje, y esté más tiempo trabajando, es más fácil que las oportunidades (Inspiración) cuando surgen, estemos preparados para poderles decir que SI, y no dejarlas escapar.

La conciliación social del éxito: el equilibrio en el Capital Humano.

Cuando se habla de Capital Humano, generalmente tenemos la tendencia a pensar que nos dedicamos solo a la actividad profesional del ser humano. ¿Pero qué pasa con su realidad familiar?

La Psicóloga Marie McIntyre, reconoce la necesidad de conciliar trabajo y familia para lograr el equilibrio que permita crear profesionales Ganadores. Es más, establece los cuatro perfiles del profesional según como atienda a sus necesidades y objetivos en la vida.

Perfil del Mártir: Persona que renuncia o antepone sus intereses u obligaciones personales o familiares, en pos de un reconocimiento en el trabajo. Suelen ser personas mediocres, con una baja autoestima y que buscan más en la intensidad del trabajo (productividad), que en su aportación de valor (competitividad). Entienden que con un esfuerzo personal, superior a la media, hacen meritos, para alcanzar reconocimientos, ascensos, promociones que terminen por elevar su Ego. Lo cierto es que esta percepción no es compartida con el resto de la organización. Este tipo de perfiles suelen terminar en desequilibrios emocionales, por el desengaño de sus expectativas, o reconvirtiéndose en sociópatas.

Perfil del Sociópata: Personas que anteponen sus intereses personales, a los profesionales o de terceros. Suelen tener un perfil de trepador, se fijan un objetivo y se centran en su consecución justificando lo que sea necesario por su consecución. Su principal talón de Aquiles, es la falta de objetividad en todas sus acciones y observaciones, ya que tienden a anteponer sus intereses, a la realidad. Este tipo de personas suelen ser molestas de tratar. En ocasiones su exceso de autoestima, supera incluso los intereses y responsabilidades familiares para pasar a adoptar el papel de “Rey Sol”. Suelen terminar a mitad de su camino, siempre se encuentran con alguien con más poder que él que termina parándole los pies, poniendo fin a su carrera estelar.

Perfil del Tarado: Suelen ser personas impulsivas, irracionales y muy viscerales. Actúan sin ser conscientes o ignorando la responsabilidad de sus actos. Estos no aportan valor a nadie, son actos destructivos y auto-destructivos, es una mezcla de mártir y sociópata, simultáneamente.
Su final suele ser el la exclusión o el aislamiento, que su compañía es profesionalmente peligrosa.

Perfil del Ganador: Suelen ser quienes encuentran el equilibrio entre la familia y el trabajo. Siendo flexible en la asignación de su tiempo y responsabilidades. Son personas que llegan a lo más alto de la autoestima, autorrealización y de la felicidad.

Para concluir, resaltar solo tres ideas claves:

a) El Capital Humano, es la capacidad que tiene cada profesional de acumular conocimiento y sabiduría, para escalar con fuerza el camino que le debe acercar a su meta.
b) Todo esfuerzo por alcanzar una meta debe ser orientado y estructurado en el tiempo para que sea más fácil su consecución.
c) Sí una meta u objetivos se establece, con argumentos inconsistentes esta no se alcanzará, para el resto de metas u objetivos, si trabajamos duro por ellos no habrá barreras que nos separen de ellos.

Autor: Alberto Valencia


Acciones

Information

One response

30 11 2007
Paulina Bernardette Aguilar Navarro.

Hola, soy estudiante de la carrera de Desarrollo del Capital Humano, en la universidad de la Salle Bajio en Leon Guanajauto, y le comento la pagina me encanto, ya que he podido encontrar informacion muy util para mi carrera.

Me gustaria poder contactarme con alguien, para poder comentarles sobre ANERI que es una asociacion nacional de estudiantes de relaciones industriales, en el cual se trata de star a la vanguardia en temas que puedan ayudar a mejorar este tipo de carreras como lo son Relaciones Industriales, Capital Humano, Recursos Humanos etc….asi podrian dar ideas.

Bueno espero su respuesta mi correo es: world_cool@hotmail.com

atte: Paulina Aguilar N.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s