E-Learning 2.0, nuevo entorno para gestionar el conocimiento

25 10 2007

Carles Turon
Director del Área de Gestión del Aprendizaje de Epise

La nueva versión 2.0 exige un papel más proactivo del participante, que pasa de ser un mero receptor de información a generarla y compartirla en el espacio virtual, creando una red de conocimiento compartido.

Es ya bastante habitual ver campañas publicitarias donde la denominación del producto viene acompañada de la versión 2.0: programas informáticos, centros comerciales, películas, etcétera. Evidentemente el e-learning no podía escapar de esta tendencia y ya estamos hablando de la web y del e-learning 2.0.

El hecho de presentar una versión más avanzada implica que la anterior es sustituida por una aplicación con más funcionalidades y más potente. No se trata de cambios relacionados con el software o con los medios de comunicación, sino más bien con el sistema de aprendizaje propuesto.

La mayor revolución que implica el e-learning 2.0 radica en el rol que adopta el participante. Hasta ahora, éste era el centro del proceso formativo desplazando al experto, que pasaba a ser un recurso más. Con el e-learning 2.0, el participante sigue siendo el centro del proceso formativo, pero evoluciona para pasar de ser un “recolector o consultador” de información a un “productor activo” de la misma.

El segundo cambio importante es que toda la información que genere el participante no sólo será para uso propio, sino que también será puesta a disposición de la comunidad con el objetivo de compartirla y facilitar que otros individuos la usen para generar nueva información. Estamos ante una red de conocimiento compartido, generado y evolucionado por los propios usuarios. Un ejemplo lo tenemos en la Wikipedia, una enciclopedia online donde las entradas de contenido son creadas por los propios usuarios.

Compartir información
El rol de “productor de información” en el e-elarning 1.0 implicaba poseer determinadas competencias técnicas para poder producir y compartir la información. Era necesario conocer el uso de herramientas para la creación de páginas web, tener nociones de html, disponer de una cuenta ftp para subir los contenidos, etcétera.

La web 2.0 ofrece soluciones como los blogs, donde las nociones técnicas no son imprescindibles. Sólo con tener un navegador podemos realizar todas las acciones citadas. El blog es quizás uno de los mejores ejemplos de la web 2.0. Un “productor” de información crea un blog sobre un determinado tema. Lo va nutriendo con información, recursos, direcciones de otras webs, noticias, etcétera. Cualquier persona que accede a él puede opinar sobre la información que allí encuentra, ya sea para ampliarla, dar otro punto de vista o rebatirla.

El feedback constante hace que la información inicial se haya enriquecido con cada nueva aportación. El reto ante la avalancha de información producida por millones de usuarios es localizar aquella que nos interesa en un momento determinado. La web 2.0 también ofrece herramientas para ayudarnos. Una de ellas es el uso de tags, que consiste en poner etiquetas que describan lo que estamos plasmando en la web: una fotografía, un paisaje, etcétera.

Existen muchos otros servicios pensados para la web 2.0, pero el denominador común es el uso de las nuevas tecnologías y de Internet como plataforma de comunicación. Estamos ante un nuevo modelo marcado por la necesidad de estar permanentemente conectados para poder tener acceso al learning 2.0.

Fuente: http://www.expansionyempleo.com/edicion/expansionyempleo/opinion/es/desarrollo/1049939.html


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s