El valor económico y social de las emprendedoras

26 03 2008

En España trabajan fuera de casa doce millones de varones y ocho millones de mujeres, lo que representa una tasa de actividad femenina del 70%, cuando en los países más desarrollados de la UE supone el 75%. Por tanto, el nuevo Gobierno debería poner en práctica medidas para propiciar una mayor participación de la mujer en el mundo del trabajo y del empleo estable.

FUENTE | Expansión 26/03/2008
 

Solicitarlo, resulta casi una obviedad, no solo porque demográficamente conformamos el 51% de la población española, sino porque además ya estamos presentes en todos los campos de la vida social y laboral. Los datos lo avalan: las mujeres que estudian en la universidad (casi el 52%) superan a los hombres, y las que terminan los estudios universitarios (60%) los ganan con creces; por lo que no es de extrañar que en ciertas profesiones que requieren titulación superior (medicina, judicatura,…) abunden las mujeres.

Si realizamos una excursión por el binomio mujer-empresa hay que destacar que el 37% de las empresas de nueva creación son impulsadas por mujeres y que de cada diez nuevos puestos de trabajo, seis son ocupados también por mujeres. Y si nos ceñimos al mundo del trabajo autónomo se detecta que la mujer se está convirtiendo en una emprendedora nata, que crea riqueza (8% del PIB) y empleo (12% del total). Las estadísticas comienzan a clarificar bastante bien la situación, porque observando la afiliación al Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) de enero de 2008, las mujeres representaban más del 47% de ese colectivo.

OTRAS APORTACIONES

Pero además, el papel y los esfuerzos que realizan las emprendedoras no se quedan sólo en el tejido productivo. Van más allá, ayudando desinteresadamente en los cuidados de salud en el hogar, ahorrándole al Estado, en alguna medida, un gasto que podría cifrarse en un 1,8% del PIB.

En una encuesta realizada por el Gabinete Socioeconómico de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA a nuestros afiliados en todo el territorio nacional, a un universo de 14.200 personas (60% mujeres), el 14,8% de las mujeres emprendedoras se ocupaba, en días laborables, de los cuidados de salud en el hogar (enfermos ocasionales, mayores y dependientes), cifra que se duplicaba en días festivos; frente al 3,68% de los varones en días laborables y que se aproximaba al 5% los fines de semana. Por otra parte, las emprendedoras dedican 35 minutos diarios en días de trabajo a esos menesteres y superan las 4 horas en días festivos, frente a 8 minutos escasos y prácticamente 1 hora, respectivamente, de los varones. Y, por supuesto, todos sin recibir ninguna remuneración a cambio.

COSTES INVISIBLES

Es evidente que las emprendedoras además de contribuir a la productividad del país, con su protagonismo en el cuidado de los enfermos, soportan, lo que la socióloga María Ángeles Durán, del CSIC, en un estudio pionero actualizado en 2002, calificó como los “costes invisibles” de la enfermedad. Esfuerzo socialmente importante y poco considerado hasta hace poco (Ley de Dependencia), no asumido institucionalmente con su correspondiente compensación económica en el gasto destinado por el Estado a protección social, que en España se cifra en un 20% cuando la media de la UE supone el 27% y, ello, a pesar de los incrementos habidos en los últimos años.

También hay que recordar que en esta legislatura se han promulgado otras leyes que van a suponer un cambio en nuestro bienestar social y nuestra calidad de vida, tanto como miembro de una familia (Ley de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres) y como emprendedora (Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo).

Al logro, indiscutible, de la posibilidad de incorporarse al mercado de trabajo, al contar ya con la formación necesaria, hay que irle añadiendo otros elementos para poder desarrollar plenamente la vida profesional y familiar sin renunciar a ninguno de ambos escenarios, con todo lo que ello implica de plazas de guardería pública, cuidado social a dependientes (enfermos y ancianos), para lograr un verdadero Estado del Bienestar y lograr mayores cotas de riqueza, de empleo y de cohesión social. Las emprendedoras, conscientes de lo importante de ese escenario, hemos ejercido nuestro derecho al voto confiando que los políticos respondan.

Autor: Soraya Mayo

Fuente: http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=33737&origen=notiweb


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s