Un cura polaco gana el mayor premio académico por su «matemática de Dios»

26 03 2008

La religión aislada de la perspectiva científica es coja, la ciencia que no admite otros modos de conocimiento es ciega. Es la máxima del profesor Michael Heller, sacerdote y matemático polaco de 72 años, amigo del Papa Juan Pablo II, que ha recibido el que se considera el mayor galardón académico del mundo por hermanar ciencia y religión.

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. 26/03/2008
Heller no aporta fórmulas o teorías matemáticas que demuestren la existencia de Dios, pero introduce la duda sobre la existencia material del mundo que nos rodea. Su contribución singular son complejas fórmulas que hacen posible explicar todo, incluso la contingencia, mediante cálculos matemáticos. Es profesor de Filosofía en la Academia Pontificia de Teología de Cracovia.

1,1 MILLONES DE EUROS

La Templeton Foundation, dedicada a incentivar las aportaciones sobre el pacífico y enriquecedor maridaje de fe y ciencia, ha entregado a Heller 1,1 millones de euros, una cantidad que supera la dotación de los Premios Nobel. El premio, que lleva por nombre «Progreso hacia la Investigación o el Descubrimiento de Realidades Espirituales», fue constituido hace 35 años y su cuantía se actualiza cada año. Según la fundación, «el profundo entendimiento de Michael Heller le ha llevado a ser pionero en el avance de conceptos religiosos y en la expansión de los horizontes de la ciencia».

En su discurso en la ceremonia de recepción del galardón, celebrada en Nueva York, Heller señaló que «la ciencia es el esfuerzo colectivo de la mente humana por leer la mente de Dios con interrogantes de los que nosotros y el mundo que nos rodea parecemos estar hechos».

Heller comenzó la escuela primaria en Siberia, a donde su familia fue destinada por los rusos después de haber huido de los nazis con la invasión de Polonia. Las dificultades familiares padecidas bajo los nazis no mejoraron luego bajo el dominio comunista a su regreso a Polonia. La familia tuvo que padecer diversos contratiempos por la decisión de Heller de acudir al seminario para llegar a ser sacerdote.

SU RELACIÓN CON JUAN PABLO II

Como académico pudo viajar a las Universidades de Oxford y Lieja, y trabajó con Juan Pablo II cuando éste fue arzobispo de Cracovia. Esa relación personal e intelectual se mantendría a lo largo de los años, y Heller fue uno de los académicos y filósofos invitado con regularidad a encuentros con el Papa en su residencia de verano de Castelgandolfo.

Heller destinará la dotación del premio al desarrollo del nuevo Centro Copérnico de Cracovia, dedicado a la investigación sobre ciencia y teología.

Autor: Emili J. Blasco

Fuente: http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=33742&origen=notiweb

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s