Perú quiere exportar su potencial energético

9 07 2008

Perú posee vastas reservas de gas natural y grandes ríos que podrían convertirse en fuentes de energía confiables para sus vecinos en Sudamérica, ávidos de un recurso cada vez más caro y escaso por los altos precios mundiales y los cambios climáticos.

El país que actualmente goza de un superávit de electricidad, cuenta con reservas probadas de 13,4 tcf (billones de pies cúbicos) de gas natural que se espera aumenten por las exploraciones de empresas petroleras en todo el país. Además, el potencial de producción hidroeléctrica peruano es 10 veces más grande que toda su producción actual.

Pero, la exportación de energía debe superar primero obstáculos políticos y regulatorios, al tiempo que la demanda doméstica crece a un ritmo del 10% anual, cifra que asusta a sectores internos que hablan de una futura “crisis eléctrica.”

La crisis respondería a la falta de infraestructura y de inversiones comprometidas para aprovechar de inmediato los recursos existentes y a factores climáticos temporales.

Muchos en Perú rechazan la exportación de gas a Chile, su viejo rival y vencedor de una guerra en el siglo XIX, mientras que ambientalistas podrían oponerse a construir represas en ríos de la Amazonía peruana para vender energía a Brasil.

El presidente Alan García, un creyente fervoroso del libre mercado, ha dicho que las reservas de gas de Perú podrían alcanzar los 20 tcf y llamó “idiotas” a los críticos de una posible venta del fluido a Chile, un importante inversor en Perú.

“Solo un idiota” estaría en contra de exportar el gas luego de satisfacer la demanda interna, dijo García para quien no vender el combustible alejaría futuras inversiones del país. Perú prevé consumir 6,1 tcf de gas en los próximos 20 años.

El Gobierno está impulsando una industria petroquímica que convierta el gas en fertilizantes y explosivos; y está alentando a los consumidores a comprar carros que se alimenten con el fluido. Además está atrayendo a firmas extranjeras para construir plantas con la promesa de energía barata, a menudo a mitad del costo que en otros países.

Otros 4,2 tcf serán licuados y se exportarían a México a comienzos del 2010, aunque no hay normas que prohíban que el gas vaya a Chile.

Perú, el país aún debe decidir que hará con los 3,1 tcf restantes de reservas probadas o con cualquier descubrimiento adicional. Las reservas existentes están ubicadas en su mayoría en solo dos lotes, mientras que las petroleras siguen buscando gas en docenas de áreas desde la costa hasta la cuenca del Amazonas.

“Perú podría ser exportador de energía, de hecho lo va a ser, en una cantidad pequeña en gas natural, podría ser que en electricidad, si fuera conveniente, también lo sea,” dijo a Reuters Alfredo Dammert, jefe de Osinergmin, ente regulador del sector energético y minero de Perú. “Si encuentran más reservas (de gas) la situación va a ser más fácil,” agregó.

GNL para Chile, represas para Brasil. En Sudamérica, los clientes potenciales son Ecuador, Brasil y Chile, según Dammert. “En el largo plazo yo creo que sí hay la posibilidad de exportar,” añadió el funcionario.

Si se descubre más gas, Perú podría emerger como un proveedor confiable de energía para Chile, en momentos en que la incertidumbre política rodea a Bolivia, uno de los países más ricos en gas del continente.

Perú no tendría que tender un gasoducto hasta Chile ya que actualmente construye una planta de licuefacción de gas y Chile planea concluir otra de regasificación en el 2009.

El gas natural licuado (GNL) de Perú sería demasiado caro para Argentina, donde los precios de la energía están subsidiados; pero sería conveniente para Chile, donde las tarifas de energía son relativamente altas.

Para exportar a Ecuador, el vecino norteño, Perú tendría que invertir en completar una línea de trasmisión que permita enviar la electricidad en dos direcciones, y ambos países tendrían que ponerse de acuerdo sobre los precios para los productores peruanos de energía existentes.

El cliente más grande y por lejos terminaría siendo Brasil, que tiene un voraz apetito de energía. Estudios demuestran que Perú podría desarrollar nuevos proyectos hidroeléctricos en el lado este de los Andes por hasta 60.000 megavatios, bastante más que la actual capacidad de generación de 5.200 megavatios.

El mes pasado, Perú y Brasil acordaron construir una planta hidroeléctrica de 1.400 megavatios y dijeron que están evaluando otros 14 proyectos de presas eléctricas en Perú.

Fuente: www.americaeconomia.com


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s