¿Cuánto ganan los modelos masculinos de más éxito?

28 08 2008

A diferencia de sus colegas las mujeres, los modelos no se dedican a presentar shows televisivos ni representan a empresas multimillonarias de ropa íntima; ni se embolsan millones de dólares

 

Por Lauren Streib

Los modelos masculinos más exitosos

A ver, rápido, nombres de modelos masculinos. Y Fabio Lanzoni no cuenta. ¿No se le ocurre ninguno? Bueno, no es extraño: los modelos masculinos, incluso los poquísimos que están en la cumbre de la industria de la moda, son unos desconocidos para el gran público. A diferencia de las modelos, no se dedican a presentar shows televisivos ni representan a empresas multimillonarias de ropa íntima; ni se embolsan millones de dólares.

“Es la única industria del mundo en la que las mujeres ganan más que los hombres“, afirma John W. Babin, codirector de la división masculina de Red Model Management. Mucho más, de hecho. Las modelos exigen entre dos y tres veces la tarifa de los hombres por el mismo trabajo.

Los modelos masculinos de más éxito tienen unos ingresos de que rondan, como mucho, los 500 000 dólares al año. Sin embargo, si nos fijamos, los modelos masculinos ponen cara y cuerpo a grandes firmas internacionales.

Para ordenar los modelos de nuestra lista, hemos combinado las campañas de publicidad con el trabajo para revistas y su experiencia en la pasarela en las dos últimas temporadas; se ha dado especial valor a la visibilidad y al ámbito de influencia, allí donde se ha considerado necesario. Dados los parámetros de medición, la lista favorece a los modelos masculinos del momento, no a los veteranos de la industria.

En el primer puesto de la lista está Taylor Fuchs, que lleva menos de dos años en la industria. Fuchs destaca por su larga lista de paseos por la pasarela y campañas de gran visibilidad, como las de Dolce & Gabbana y Gianfranco Ferré.

Mathias Lauridsen es el segundo de la lista, pero lleva mucho más tiempo en la industria que Fuchs. Después de casi cinco años, se ha mantenido en las primeras posiciones porque ha sido el rostro, con su característica cicatriz en la mejilla izquierda, de lucrativos contratos, como la campaña de la fragancia de Gucci para la primavera.

Los modelos masculinos de más éxito logran equilibrar la pasarela con los catálogos comerciales, las campañas publicitarias y las oportunidades editoriales. Las fragancias y las campañas de publicidad de diseñadores exclusivos son las más lucrativas. Las fotos de los catálogos de primera clase suelen reportar entre 8 000 y 15 000 dólares al día, y suelen durar una sola jornada.

En el caso de los modelos que suben en la lista, la mayoría de los trabajos les reportan más prestigio que beneficios económicos. Una sesión de fotos para una revista solo le reporta unos 150 dólares, pero trabajar con un fotógrafo conocido, engordar el portfolio y figurar en una revista de prestigio vale mucho más que dinero. Las pasarelas, especialmente con los diseñadores emergentes, se las suelen pagar en ropa, que resulta muy útil para futuros castings.

Hasta ahora, los modelos masculinos que se habían aproximado a un estatus de “supermodelos”, como Mark Vanderloo y Marcus Schenkenberg a principios de 1990, respondían al modelo de “muñeco Ken”. Poco después se puso de moda la tendencia brasileña-cubana, gracias en parte a Bruce Weber, el fotógrafo responsable de la icónica publicidad de Calvin Klein. Luego vino el tipo “grunge”. Desde entonces, el estándar masculino que se ha impuesto tiene una imagen más “saludable”, aunque esto se traduce en diferentes looks según las marcas.

Las campañas de publicidad de máxima visibilidad ya no presentan a los “chicos subidos a un skateboard de antaño, ‘afirma Gene Koga, de DNA Model Management. Hoy se respeta más al consumidor”. Dado que los consumidores maduros son los que realizan un mayor gasto, la publicidad y el mundo editorial han dado un giro para atraerlos.

Sin embargo, las oportunidades para los modelos masculinos son cada vez menores porque los contratos del sector minorista se van reduciendo.

Hace diez años, los modelos podían trabajar en los catálogos de grandes almacenes regionales de Estados Unidos, como Marshall Field’s, Kaufmann’s, Hecht’s y Hudson’s. En 2005, no obstante, todos estos almacenes fueron adquiridos por Macy’s, el gran gigante minorista (Bolsa de NY: M-news-people. Y luego está el apogeo de la cultura de las celebrities.

Los modelos hoy tienen que pelearse con los famosos por aparecer en las revistas y hacer un trabajo que antes les estaba reservado exclusivamente a ellos. Desde el 2000, solo ha aparecido un modelo masculino en la portada de GQ. Las modelos han figurado en siete portadas y los famosos han llenado 70. Los modelos masculinos han quedado relegados a revistas como Numéro Homme, i-D y VMan, publicaciones fuera de la línea mayoritaria y destinada a un público más marginal.

Sin embargo, según Kogan, aún hay esperanza: “El aumento del número de revistas para hombres es una prueba de que cada vez más son más los hombres que compran su ropa y buscan productos de belleza. Con el tiempo, a medida que aumente el gasto por parte de los hombres, (el negocio) mejorará”.

Fuente: Fama y Fortuna – Forbes


Acciones

Information

One response

25 04 2010
Marta

ola manel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s