Alibaba prevé instalar un portal de comercio electrónico en español

19 11 2008

Alibaba.com, el portal de comercio electrónico B2B más grande del mundo, se fundó en 1999 con la finalidad de ayudar a crecer a la pequeña y media empresa a través de Internet

logo_alibabaLIMA, noviembre 18.- La firma china de comercio por internet Alibaba dijo el martes que prevé instalar una versión en español de su negocio, la cual pondría en contacto con los importadores y exportadores del gigante asiático.

El anuncio lo hizo el presidente de Alibaba , Jack Ma, durante una entrevista con la radio peruana RPP. El ejecutivo se encuentra en Lima en una reunión de empresarios en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

“Ya he conversado con mi gente anoche (lunes) sobre la posibilidad de instalar una versión en español de Alibaba en Sudamérica”, dijo Ma.

“Podríamos poner al Perú como un mercado clave para ayudar a tender un puente con China”, agregó.

El ejecutivo refirió que el comercio electrónico es una herramienta cada vez más importante en Asia, donde las pequeñas y medianas empresas se apoyan en la tecnología para dar un impulso a sus negocios.

Alibaba, que tiene como uno de sus inversores clave a Yahoo , opera un portal que pone en contacto a importadores y exportadores de productos chinos.

China es un importante consumidor de materias primas, de la cual América Latina es un importante productor.

El gigante asiático espera anunciar esta semana en Perú la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú.

“El comercio entre China y Perú es muy importante y estratégico porque China tiene un mercado gigante y China necesita tener más relaciones con Sudamérica”, sostuvo Ma.

Con información de Reuters

Fuente: http://pe.invertia.com/noticias/noticia.aspx?idNoticia=200811182124_INV_1227043456nN18288308





“La solución para la crisis es la innovación”

17 11 2008

Si disminuye el comercio por la situación económica, va a afectar más a las operaciones face to face que a las electrónicas”, dice José María Ayuso, director de productos de Visa para América Latina

desarrollando nuevas capacidades.

Ayuso: desarrollando nuevas capacidades.

La bancarización y la extensión de los créditos a las personas genera muchos ganadores. Uno de ellos es quien provee el instrumento más emblemático de la sociedad de consumo: la tarjeta de crédito. Visa es la reina de esta industria en América Latina, con 312 millones de tarjetas emitidas. Es una suma importante: una de cada cinco tarjetas Visa emitidas en el mundo está en la región, la cual responde por el 12% por las transacciones de US$ 4 billones que la multinacional moviliza cada año. La compañía, no obstante, sigue teniendo ambiciosos planes para la región. Y es que aunque un negocio que depende del crédito y del consumo podría verse opacado con una crisis que amenaza con frenar la liquidez y la actividad económica, la compañía dice tener la receta para enfrentar esa crisis. “La solución está en la innovación”, dice José María Ayuso, director de productos de Visa para América Latina, quien habló sobre las apuestas con las que esperan seguir ganando mercados en la región.

 

La crisis puede llegar al crédito y al consumo. El escenario no se ve tan auspicioso para una empresa de tarjetas de crédito. ¿Cómo ven los meses que vienen?

Ninguna empresa es inmune a los cambios económicos y nosotros tampoco. Nos afecta la caída en el consumo y en el asunto del crédito. Pero estamos preparados, somos una empresa eficiente. Nuestro negocio tradicional, el de tarjetas de crédito, tarjetas de débito, tarjetas para pequeña y mediana empresa, está muy bien, creciendo. Y tenemos muchas actividades para protegerlo y que siga creciendo.

¿Cómo se protegen contra la crisis?

La solución está en la innovación. La protección nuestra gira en dos puntas en torno a la innovación. La primera es meter más gente en el sistema Visa, tanto titulares de tarjetas como comercios y gobiernos, todos los que forman el sistema de tarjetas. La segunda es desarrollar nuevas capacidades, como tener una plataforma móvil a la que los clientes se puedan enchufar y hacer pagos u otras cosas, así como tener la posibilidad real de hacer transferencias de tarjeta a tarjeta, que también va con mucha tecnología incluida.

¿En qué consiste esto último?

En el mundo hay 16.000 bancos conectados al sistema Visa y todos ellos están conectados con nuestros 1.600 millones de tarjetas. Cada tarjeta tiene un número: todas empiezan por el número 4 y todas tienen 16 dígitos. Lo que nosotros estamos desarrollando y para lo que ya tenemos capacidad es poder enviar dinero de un número de 16 dígitos a otro número de 16 dígitos en cualquier lugar del mundo. Eso es algo que siempre hemos podido hacer. Lo difícil es que eso funcione de manera automática, de manera inmediata. Hasta el momento nuestros sistemas autorizan una transacción y al día siguiente se hace el traspaso. El pago entre bancos se hace incluso en dos días. Hoy se está probando en India, pues es un país inmenso en el que hay muchas remesas internas. Pero se va a extender rápido por el mundo.

Ustedes lanzaron en Guatemala un plan piloto para pagar con el teléfono celular. ¿El móvil será la nueva tarjeta de crédito? ¿Cómo funcionará?

Estamos muy tentados con el mundo móvil. Es una tecnología a la que estamos dedicando nuestras mejores cabezas. A nivel de innovación es la apuesta principal.

Y es que en el mundo hay más teléfonos móviles que tarjetas. En el mundo hay un teléfono móvil cada dos personas, una penetración global de 50%. No hay tecnología con tanta penetración. No creo que reemplace la tarjeta, más bien va a ser un complemento extraordinario.

¿Cómo es ese complemento?

Nosotros lo vemos en cuatro actividades. El primero es el prepago de tu móvil. En la región hay muchos teléfonos prepagados. Tú registras tu número de tarjeta con un banco y con un número de teléfono, de tal forma que desde este mismo número de teléfono llamas a la plataforma móvil, en este caso, la plataforma móvil de Visa, y dices quiero poner US$ 100 en este teléfono a cargo de la tarjeta que tienes registrada. Se pide un PIN para saber que eres tú ¡y hecho!

Pero puede ser contradictorio: generalmente la gente que tiene sistema de prepago es porque no tiene acceso al sistema bancario y por ende no tiene tarjeta de crédito.

Yo te diría que el 30% de los clientes prepagados tienen tarjeta y el 70%, no. A este porcentaje hay que acompañarlo con tarjetas prepagadas, para lo que no necesitas tener una cuenta en el banco. Está todo vinculado. Las tarjetas prepagadas son un negocio al alza. Un ejemplo claro: el gobierno de República Dominicana distribuyó 500.000 tarjetas Visa a las que cada mes les abona US$ 90 dólares. Es el subsidio, son tarjetas Visa prepagadas que se aceptan como una tarjeta de crédito, como una tarjeta de débito.

Hoy tenemos millones de tarjetas de prepago. Y vamos a emitir millones más, para lo cual nos va a ayudar la combinación con el teléfono móvil.

¿El siguiente paso?

Imagínate un mexicano en California al que se le dio su tarjeta prepagada y un pariente de él, en México, tiene otro móvil con su tarjeta prepagada que espera una remesa. Con Visa, el tipo en California va tener su número de tarjeta registrado a su número de móvil y desde ahí va a ordenar una transferencia que va a ir por la red Visa al número de tarjeta del que la va a recibir en México y va a salir un mensaje de texto SMS diciéndole te acabo de mandar el dinero. Con ello juntamos las tres tecnologías que estamos aplicando: juntamos el móvil, el money transfer y el prepago.

El plan piloto en Guatemala incluye un chip para pagar directamente por el móvil, sin necesidad de usar una tarjeta.

Ahí es como dices: tenemos el pago directo que se hace por una tecnología llamada MSC y que consiste en un chip que se pone dentro del teléfono y que contiene el número de tarjeta. Ese chip del teléfono tiene un transmisor como las tarjetas sin contacto que se relaciona con un terminal de punto de venta que tiene un receptor para esa transmisión. Entonces en vez de ir con una tarjeta sin contacto que ya las tenemos y hacer el pago, vas con un teléfono que lleva la tarjeta dentro y haces el pago. Y funciona muy bien.

Puede tener muchas aplicaciones. Podemos usar el móvil para comprar entradas a espectáculos. Y que un MSM sea el ticket de ingreso, por ejemplo.

A eso estamos apuntando. En Brasil tenemos una iniciativa muy innovadora: Opera así: entras en la web del Palmeiras, un popular equipo de fútbol brasileño, y compras una entrada con tu tarjeta Visa. La web del Palmeiras te dice confirmada tu compra de entrada. Vas al estadio y hay tres puertas que sólo son para quien compró con tarjeta Visa, pasan directamente la tarjeta por el torno y ya estás dentro, en un espacio que sólo es para clientes Visa con condiciones mejores que da el club. El objetivo es tenerlo en la mitad de los clubes de primera división de Brasil en este año. Ha sido una innovación que nos copiarán en todo el mundo y es algo que Visa hará en todo el mundo. Hoy el pago es con tarjeta, pero podrá ser con móvil en Brasil en 2009.

La otra gran pata de sus planes es el comercio electrónico.

Sí y es algo que va seguir creciendo a pesar de la crisis. Si disminuye el comercio por la situación económica, va a afectar más a las operaciones tradicionales face to face antes que las electrónicas, que son de la gente que va a sufrir menos la crisis. Está creciendo la oferta, está creciendo la banda ancha y está creciendo el desarrollo tecnológico de la región, factores fundamentales para el comercio electrónico. Y el comercio electrónico se paga principalmente con tarjeta.

Fuente: http://beta.americaeconomia.com/revista/162019-La-soluci%C3%B3n-para-la-crisis-es-la-innovaci%C3%B3n.NotaRevista.note.aspx





El comercio electrónico en el Perú creció 100% entre el 2005 y el 2007

27 08 2008

Guillermo Rospigliosi, director de Visa E-commerce para América Latina y el Caribe, precisó que el 9.8% de peruanos compra por Internet y adelantó que la perspectiva de crecimiento 2007-2008 para el país es de 52%, diez puntos más que el promedio de la región.

El comercio electrónico en el Perú movió 218 millones de dólares el año pasado y creció 100% entre los años 2005 y 2007, informó hoy el director de Visa E-commerce para América Latina y el Caribe, Guillermo Rospigliosi.

Explicó que este incremento fue impulsado por el crecimiento económico del país, la mayor bancarización con la colocación de las tarjetas de crédito y el aumento de la Banda Ancha.

“La perspectiva de crecimiento (en comercio electrónico) del 2007 al 2008 para la región (América Latina y el Caribe) es de 42%, y para el Perú es de 52%. Esta es una muestra clara de que nuestro país crecerá más rápido que el resto de países”, refirió a Andina.

Rospigliosi precisó que el 9.8% de la población peruana compra por Internet. Este porcentaje, no obstante, es menor al promedio actual de la región, que es de 12%.

El e-commerce en el Perú representa el 0.21% del Producto Bruto Interno (PBI) y es inferior al promedio regional de 0.32%, lo que representa “un potencial por desarrollar”, remarcó.

Sobre este punto, señaló que la desconfianza sigue siendo la principal barrera para que la tasa de crecimiento del comercio electrónico sea más elevada en el país.

Dijo que, de acuerdo con las encuestas, el 60% de la población en la región piensa que es seguro comprar productos o servicios vía Internet, mientras que en el Perú esa cifra solo llega al 51%.

Fuente: http://peru21.pe/noticia/214884/comercio-electronico-peru-crecio-100-dos-anos





¿Comercio electrónico? ¡Comercio real!

14 07 2008

“Auténtica ceniza del volcán Chaitén. Pureza extrema. No tenga sólo colas de cigarrillos en su cenicero, sea chic y ponga un poco de ceniza volcánica”, se leía a mediados de mayo en un aviso publicado en el sitio de subastas por internet MercadoLibre en Argentina. El vendedor hablaba de desechos auténticos emanados por el cráter chileno que causó estragos en ese país y cuya nube se extendió hasta Argentina y Uruguay. Los restos, recogidos en las zonas argentinas de El Bolsón y Esquel, se ofrecían en el sitio por este y otros vendedores desde los US$ 1,5 hasta los US$ 100 en bolsas. O en frascos herméticos de 100, 400 y más gramos.

Bueno, por internet se puede vender cualquier cosa. Y decirlo así, aunque suene a desprecio, no lo es. Al contrario: se trata de la clave de la comercialización por la web; como el aleph borgeano (el punto que contiene todos los puntos del universo) en la red tiene que estar todo. Por ello, luego de suspicacias y algún fracaso, las empresas de la región, desde tiendas de retail a líneas aéreas, pasando por florerías y librerías, se posicionan y dependen cada vez más de sus ventas a través de ella.

Y si alguien lo ha comprendido al máximo es Marcos Galperín, fundador y presidente de MercadoLibre. No por nada en 2007 facturó US$ 85,1 millones, un 63% más que el año anterior, lo cual le generó ganancias por US$ 9,4 millones. No sólo eso. Su facturación bruta creció 65,4%, a US$ 66,1 millones, con un margen bruto de 77,7%.

“Tenemos más de 2.000 categorías de artículos. Acá puedes encontrar desde la última computadora hasta una mascota o un mueble antiguo”, dice Galperín, cuyo negocio se basa en ventas que hacen distintos usuarios a través de su sitio web: “Es sencillo. Nosotros juntamos a los compradores con los vendedores”. No se trata de freaks o usuarios cansados de algún artículo, como podría fantasearse. “El típico vendedor de MercadoLibre es una pyme”, comenta el empresario. Así, el año pasado el sitio registró más de 2 millones de artículos a la venta y cerca de 5 millones de compradores.

El crecimiento de MercadoLibre y del comercio electrónico hoy va en serio. Bien lo sabe el emprendedor, cuya firma nació en 1999, a meses del desastre punto com, con un financiamiento de US$ 7,6 millones. “Cuando partimos había 40 empresas haciendo lo mismo que nosotros. Hoy existen sólo unas cuantas”, dice. Su apuesta fuerte le permitió firmar en 2001 un acuerdo estratégico con eBay, convirtiéndose en su socio exclusivo para América Latina. El año pasado vino otro salto grande: la empresa abrió su capital en Nasdaq, Estados Unidos. Un éxito.

Es que América Latina, aunque sin la importante tradición anglosajona de la venta por correspondencia, es una tierra de oportunidades para el desarrollo del comercio vía web. Su inmensidad territorial y la deficiencia de las redes de distribución multinacionales son una oportunidad, para empresas como MercadoLibre. Ello aun cuando la penetración de internet sea todavía baja en comparación con la de los países desarrollados, donde supera el 50%. 

En Chile, el país con la cifra más alta de la región, está por encima del 40%, según varios estudios. En Argentina se sitúa entre el 35% y el 40%, mientras que en Brasil y México es de entre el 18% y el 21%. Pero las perspectivas son buenas. “En los próximos cinco a 10 años la cifra llegará como mínimo a un 50%”, asegura Galperín. El responsable será el crecimiento de la banda ancha y de la penetración de los PC en los hogares, que hacen que la web sea cada vez más rápida y cómoda y la gente se entusiasme en comprar a través de ella.

“El comercio electrónico aún es muy incipiente. En 2007 hicimos transacciones por US$ 1.500 millones, que es un pequeño porcentaje del total del comercio en la región”, dice Galperín. “Y esto se va a transformar en algo que la gente hará todos los días”.

Además, se calcula que cerca del 40% de la población de América Latina tiene menos de 20 años, lo que significa que se está incubando un poder de compra online abismante. “Hace 10 años un niño empezaba a tener conciencia del mundo de internet y hoy es un joven que ya pasó toda su adolescencia en él”, dice al respecto Gonzalo Palacios, gerente de Tecnología y Servicios de e-business de FedEx Express México. “Y dentro de cinco años lo vamos a ver integrado en la vida económica activa. Tendrá el poder económico para empezar a comprar de toda la oferta que hay en internet y la costumbre de hacerlo”.

Baile en la red

Si de volúmenes se trata, Brasil –como en casi todo– es la gran promesa en comercio electrónico. “En el país hay 40 millones de usuarios de internet en una población de casi 190 millones de personas. ¡Y tenemos una penetración de sólo el 20%!”, dice Stello Tolda, country manager de MercadoLibre en Brasil. “Hay potencial de doblar en un corto período de tiempo la cantidad de usuarios”. Según cifras de IBOPE, los compradores habituales por internet apenas alcanzan los 10 millones. Considerando que la mitad de la población de aproximadamente 191 millones es demasiado joven o demasiado pobre para tener acceso a internet, existe un mercado potencial de entre 90 y 100 millones de personas.

Pero, cuando la novia es muy linda, los pretendientes suelen ser demasiados. MercadoLibre tiene el desafío de luchar contra varias marcas consolidadas en Brasil, donde el comercio electrónico es una costumbre mucho más arraigada que en otros países. “En Chile, por ejemplo, donde la penetración de internet es alta, la compra online todavía no es relevante”, comenta Ricardo Fernández, analista de Itaú. “En Brasil, en cambio, las empresas de retail se han enfocado en tratar de vender de esa manera”.

El propio Tolda afirma que hay un ecosistema de internet que funciona muy bien en Brasil. “Hace nueve años, cuando empezamos, era muy distinto, pero ahora se puede decir que hay un sector de internet muy relevante”. No por nada, el 59% de los ingresos de MercadoLibre en 2007 vino de Brasil, mientras que el 15% lo hizo de Argentina, el 13% de México y otro 13% del resto de los países en que opera.

Sin embargo, el líder en e-commerce en Brasil es B2W, la empresa resultante de la fusión de los sitios de venta online Americanas.com y Submarino, que tiene cerca del 50% del mercado, contra un 30% de MercadoLibre. La competidora de MercadoLibre prevé ganar US$ 540 millones en sinergias cuando todas las plataformas de tecnología y de distribución de ambas compañías, además de Shoptime, estén integradas. Lo cual está previsto para el segundo semestre de este año.

Según el Departamento de Relaciones con Inversionistas de la empresa, también habrá una ganancia de sinergias “intangibles” en gestión de personas e integración de procesos. “A medida que el proceso se consolide, la naturaleza y objeto de esas ganancias se irán reflejando en los resultados”, reza un comunicado oficial.

La compañía anunció a principios de junio que planea hacer su primera emisión de bonos por US$ 214 millones, dinero que usará para financiar inversiones y pagar deudas. B2W ya aprobó US$ 85 millones para invertir en desarrollo tecnológico y logístico en 2008. Además, en el próximo semestre comenzará a ofrecer arriendos online de DVD a través de Blockbuster Web –marca que adquirió el año pasado– en São Paulo. Como si fuera poco, sus ejecutivos han dicho que están atentos a oportunidades de otros negocios en Brasil que ofrezcan sinergias también. La empresa incluso pretende expandirse internacionalmente, pero no ha revelado interés claro en algún país o región específica.

Quizá lo hace porque sabe que ya no le queda mucho espacio en su país. Fernández, de Itaú, cree que la participación de mercado de B2W puede bajar, debido a la creciente competencia de nuevos sitios de grandes tiendas. Y agrega que Mercado Libre puede fácilmente mantener su cuota del 30%.

Para otros, ver internet como un negocio aparte ha sido la clave. Falabella.com, el sitio del retailer chileno, se planteó en un principio como una “empresa” dentro de Falabella, y no como un canal de ventas de la gran tienda. “Tiene un plan estratégico, misión y objetivos propios”, explica Ricardo Alonso, gerente de Falabella.com, a cargo de las operaciones en Argentina, Chile, Perú y Colombia. Y eso los obliga a ser rentables. Aunque no da cifras, dice que la participación de mercado online de la empresa supera la cifra que muestra el negocio físico.

La línea aérea Gol es otra de las compañías tradicionales que han sacado provecho a internet en Brasil. La empresa, que tiene un 40% del mercado interno, ha cosechado gran parte de su éxito en los campos virtuales. A través de su plataforma web, los clientes no sólo pueden comprar pasajes, sino además realizar el check-in, imprimir la tarjeta de embarque (hasta 90 minutos antes del despegue) y cambiar reservas hasta 24 horas antes de la fecha inicial. Incluso permite comprar y hacer el check-in desde teléfonos celulares.

Con estas facilidades, Gol registró un aumento de un 15% en sus ventas por la red durante 2007, hasta US$ 2.600 millones vendidos durante el año, un 80% de las ventas totales de la compañía. Sólo durante el cuarto trimestre del año el sitio registró un promedio de 4,4 millones de visitas mensuales, un 23% más que el año anterior.

Las ventas de Varig (VRG), adquirida por Gol en 2007, por internet pasaron de representar el 2% de las ventas online de la empresa en abril, al 12% hoy. La marca implementó una plataforma chat para mejorar sus servicios en Brasil, reformateando su sitio web, que ahora opera en seis idiomas y nueve países. También fortaleció su relación con las agencias de viaje a través del servicio B2T, que les permite acceder directamente al sistema de Varig y vender pasajes directamente a sus clientes. “Al igual que Gol, VRG se ha comprometido a proporcionar a sus socios y clientes una mayor conveniencia y flexibilidad”, dice Tarcísio Gargioni, vicepresidente de Marketing y Servicios de Gol.

En Perú, uno de los sitios precursores en e-commerce es hoy también el top of mind en el país, según una encuesta de AméricaEconomía Intelligence y VISA (descargar informe completo en PDF). Se trata de Rosatel, un portal de venta de flores y regalos con operaciones en su país, México y Chile. La empresa nació en 1997 y tres años después creó su página web. La aventura rindió frutos. Hoy, el 15% de sus ventas se hacen a través de la red. “Creamos la página web como una vitrina para nuestros productos, no pensamos que se convertiría en un importante canal de ventas”, dice Javier Pardo, director gerente de Rosatel.

Además, bajo el paraguas de Rosatel están otras marcas de la familia, como La Cava (vinos), Mr. Sushi (comida japonesa), Dulces Envíos (tortas) y Bésame (lencería). No obstante, Pardo dice que todo este mix de marcas que está alojado en la página web de Rosatel, no permite que éstas brillen con luz propia. “El próximo paso será independizarlas, crear sus propias páginas web y construir su propio valor de marca, como hicimos con Rosatel”, dice.

Sólo en Lima, la empresa tiene alrededor de 600 repartos de regalos al día. Su ritmo de crecimiento en los últimos tres años no ha bajado del 20%. Pero respecto a su expansión a otros países, Pardo aún no se anima a sembrar más.

La hora de pagar

El medio de pago fue uno de los puntos clave en el despegue de Rosatel. Aunque difícil. Para convencer a las operadoras de tarjetas de crédito de que firmaran convenios con ella, la compañía debió comprometerse a asumir las pérdidas o fraudes en las transacciones electrónicas. En ese entonces, vender vía internet era aún un negocio espinoso.

Y aunque los usuarios están perdiendo el miedo a realizar transacciones en línea, aún queda algo, dice Gonzalo Palacios, gerente de Tecnología y Servicios de e-business de FedEx Express México. “Los oferentes de comercio electrónico tienen que ser más, ofrecer mayor variedad de opciones de pago a sus clientes”, dice. Por eso, aunque las casas comerciales tradicionales encuentran en el ciberespacio una oportunidad para promover el uso de sus tarjetas propias y aumentar su negocio financiero, se preocupan de no excluir otras formas de pago. “Tener un abanico amplio para que el cliente elija cómo pagar es clave”, dice Ricardo Alonso, gerente de Falabella Internet. “Además, inicialmente el consumidor estaba restringido al segmento ABC1, que no es usuario de tarjetas de tiendas, sino de tarjetas bancarias”.

Es que la penetración de las tarjetas de crédito es uno de los mejores amigos de los e-retailers. Brasil tiene la penetración más alta en América Latina, con un 46% y 87 millones de plásticos. Y las proyecciones apuntan a terminar 2008 con un 52,5%. Y en América Latina el número de tarjetas prácticamente se ha duplicado en cinco años. “Cuando se ofrecen tarjetas de crédito como forma de pago, el 80% de las transacciones se concreta por esa vía”, dice Stello Tolda, de MercadoLibre.

Para no quedar atrás, MercadoLibre lanzó el año pasado un remozado sistema de pago, llamado MercadoPago 3.0, en Chile y Colombia, y, en febrero, en Argentina. 

Durante este año lo lanzarán en Brasil, México y Venezuela. Su principal ventaja es que permite pagos fuera de MercadoLibre, y pagar a través de tarjetas o cuentas bancarias tradicionales, operando como intermediario. Incluso un usuario puede hacer giros de dinero a otro país a través del sistema. Y a mediados de junio, la compañía puso al entonces gerente general de las operaciones en Argentina, Chile y Uruguay como vicepresidente senior de MercadoPago. “Cuanto mejor es la experiencia de pago, mejor es la experiencia de compra”, dice Galperín.

Lo cierto es que en el ciberespacio hay lugar para todos. A Falabella.cl, el sitio dominante en Chile, según la encuesta de AméricaEconomía Intelligence, por ejemplo, no le preocupa la competencia de sitios como MercadoLibre, que pueden tener una oferta infinita de artículos. “Obviamente en cierto grado competimos”, dice Alonso. “Pero mientras más posibilidades haya de comprar y vender por internet, el beneficio es para todos”. Suena lógico. Falabella no vende cenizas del volcán Chaitén, pero sí paquetes turísticos para visitar lugares cercanos a la bella y agreste zona afectada.

* Con Natalia Vera en Lima y Patricia Parra en Santiago.

Fuente: http://beta.americaeconomia.com/revista/comercio-electronico-comercio-real.html





¿Comercio electrónico? ¡Comercio real!

23 06 2008

“Auténtica ceniza del volcán Chaitén. Pureza extrema. No tenga sólo colas de cigarrillos en su cenicero, sea chic y ponga un poco de ceniza volcánica”, se leía a mediados de mayo en un aviso publicado en el sitio de subastas por internet MercadoLibre en Argentina. El vendedor hablaba de desechos auténticos emanados por el cráter chileno que causó estragos en ese país y cuya nube se extendió hasta Argentina y Uruguay. Los restos, recogidos en las zonas argentinas de El Bolsón y Esquel, se ofrecían en el sitio por este y otros vendedores desde los US$ 1,5 hasta los US$ 100 en bolsas. O en frascos herméticos de 100, 400 y más gramos.



Bueno, por internet se puede vender cualquier cosa. Y decirlo así, aunque suene a desprecio, no lo es. Al contrario: se trata de la clave de la comercialización por la web; como el aleph borgeano (el punto que contiene todos los puntos del universo) en la red tiene que estar todo. Por ello, luego de suspicacias y algún fracaso, las empresas de la región, desde tiendas de retail a líneas aéreas, pasando por florerías y librerías, se posicionan y dependen cada vez más de sus ventas a través de ella.



Y si alguien lo ha comprendido al máximo es Marcos Galperín, fundador y presidente de MercadoLibre. No por nada en 2007 facturó US$ 85,1 millones, un 63% más que el año anterior, lo cual le generó ganancias por US$ 9,4 millones. No sólo eso. Su facturación bruta creció 65,4%, a US$ 66,1 millones, con un margen bruto de 77,7%.

“Tenemos más de 2.000 categorías de artículos. Acá puedes encontrar desde la última computadora hasta una mascota o un mueble antiguo”, dice Galperín, cuyo negocio se basa en ventas que hacen distintos usuarios a través de su sitio web: “Es sencillo. Nosotros juntamos a los compradores con los vendedores”. No se trata de freaks o usuarios cansados de algún artículo, como podría fantasearse. “El típico vendedor de MercadoLibre es una pyme”, comenta el empresario. Así, el año pasado el sitio registró más de 2 millones de artículos a la venta y cerca de 5 millones de compradores.



El crecimiento de MercadoLibre y del comercio electrónico hoy va en serio. Bien lo sabe el emprendedor, cuya firma nació en 1999, a meses del desastre punto com, con un financiamiento de US$ 7,6 millones. “Cuando partimos había 40 empresas haciendo lo mismo que nosotros. Hoy existen sólo unas cuantas”, dice. Su apuesta fuerte le permitió firmar en 2001 un acuerdo estratégico con eBay, convirtiéndose en su socio exclusivo para América Latina. El año pasado vino otro salto grande: la empresa abrió su capital en Nasdaq, Estados Unidos. Un éxito.



Es que América Latina, aunque sin la importante tradición anglosajona de la venta por correspondencia, es una tierra de oportunidades para el desarrollo del comercio vía web. Su inmensidad territorial y la deficiencia de las redes de distribución multinacionales son una oportunidad, para empresas como MercadoLibre. Ello aun cuando la penetración de internet sea todavía baja en comparación con la de los países desarrollados, donde supera el 50%. 



En Chile, el país con la cifra más alta de la región, está por encima del 40%, según varios estudios. En Argentina se sitúa entre el 35% y el 40%, mientras que en Brasil y México es de entre el 18% y el 21%. Pero las perspectivas son buenas. “En los próximos cinco a 10 años la cifra llegará como mínimo a un 50%”, asegura Galperín. El responsable será el crecimiento de la banda ancha y de la penetración de los PC en los hogares, que hacen que la web sea cada vez más rápida y cómoda y la gente se entusiasme en comprar a través de ella.



“El comercio electrónico aún es muy incipiente. En 2007 hicimos transacciones por US$ 1.500 millones, que es un pequeño porcentaje del total del comercio en la región”, dice Galperín. “Y esto se va a transformar en algo que la gente hará todos los días”.



Además, se calcula que cerca del 40% de la población de América Latina tiene menos de 20 años, lo que significa que se está incubando un poder de compra online abismante. “Hace 10 años un niño empezaba a tener conciencia del mundo de internet y hoy es un joven que ya pasó toda su adolescencia en él”, dice al respecto Gonzalo Palacios, gerente de Tecnología y Servicios de e-business de FedEx Express México. “Y dentro de cinco años lo vamos a ver integrado en la vida económica activa. Tendrá el poder económico para empezar a comprar de toda la oferta que hay en internet y la costumbre de hacerlo”.



Baile en la red

Si de volúmenes se trata, Brasil –como en casi todo– es la gran promesa en comercio electrónico. “En el país hay 40 millones de usuarios de internet en una población de casi 190 millones de personas. ¡Y tenemos una penetración de sólo el 20%!”, dice Stello Tolda, country manager de MercadoLibre en Brasil. “Hay potencial de doblar en un corto período de tiempo la cantidad de usuarios”. Según cifras de IBOPE, los compradores habituales por internet apenas alcanzan los 10 millones. Considerando que la mitad de la población de aproximadamente 191 millones es demasiado joven o demasiado pobre para tener acceso a internet, existe un mercado potencial de entre 90 y 100 millones de personas.



Pero, cuando la novia es muy linda, los pretendientes suelen ser demasiados. MercadoLibre tiene el desafío de luchar contra varias marcas consolidadas en Brasil, donde el comercio electrónico es una costumbre mucho más arraigada que en otros países. “En Chile, por ejemplo, donde la penetración de internet es alta, la compra online todavía no es relevante”, comenta Ricardo Fernández, analista de Itaú. “En Brasil, en cambio, las empresas de retail se han enfocado en tratar de vender de esa manera”.


El propio Tolda afirma que hay un ecosistema de internet que funciona muy bien en Brasil. “Hace nueve años, cuando empezamos, era muy distinto, pero ahora se puede decir que hay un sector de internet muy relevante”. No por nada, el 59% de los ingresos de MercadoLibre en 2007 vino de Brasil, mientras que el 15% lo hizo de Argentina, el 13% de México y otro 13% del resto de los países en que opera.



Sin embargo, el líder en e-commerce en Brasil es B2W, la empresa resultante de la fusión de los sitios de venta online Americanas.com y Submarino, que tiene cerca del 50% del mercado, contra un 30% de MercadoLibre. La competidora de MercadoLibre prevé ganar US$ 540 millones en sinergias cuando todas las plataformas de tecnología y de distribución de ambas compañías, además de Shoptime, estén integradas. Lo cual está previsto para el segundo semestre de este año.



Según el Departamento de Relaciones con Inversionistas de la empresa, también habrá una ganancia de sinergias “intangibles” en gestión de personas e integración de procesos. “A medida que el proceso se consolide, la naturaleza y objeto de esas ganancias se irán reflejando en los resultados”, reza un comunicado oficial.



La compañía anunció a principios de junio que planea hacer su primera emisión de bonos por US$ 214 millones, dinero que usará para financiar inversiones y pagar deudas. B2W ya aprobó US$ 85 millones para invertir en desarrollo tecnológico y logístico en 2008. Además, en el próximo semestre comenzará a ofrecer arriendos online de DVD a través de Blockbuster Web –marca que adquirió el año pasado– en São Paulo. Como si fuera poco, sus ejecutivos han dicho que están atentos a oportunidades de otros negocios en Brasil que ofrezcan sinergias también. La empresa incluso pretende expandirse internacionalmente, pero no ha revelado interés claro en algún país o región específica.



Quizá lo hace porque sabe que ya no le queda mucho espacio en su país. Fernández, de Itaú, cree que la participación de mercado de B2W puede bajar, debido a la creciente competencia de nuevos sitios de grandes tiendas. Y agrega que Mercado Libre puede fácilmente mantener su cuota del 30%.



Para otros, ver internet como un negocio aparte ha sido la clave. Falabella.com, el sitio del retailer chileno, se planteó en un principio como una “empresa” dentro de Falabella, y no como un canal de ventas de la gran tienda. “Tiene un plan estratégico, misión y objetivos propios”, explica Ricardo Alonso, gerente de Falabella.com, a cargo de las operaciones en Argentina, Chile, Perú y Colombia. Y eso los obliga a ser rentables. Aunque no da cifras, dice que la participación de mercado online de la empresa supera la cifra que muestra el negocio físico. 



La línea aérea Gol es otra de las compañías tradicionales que han sacado provecho a internet en Brasil. La empresa, que tiene un 40% del mercado interno, ha cosechado gran parte de su éxito en los campos virtuales. A través de su plataforma web, los clientes no sólo pueden comprar pasajes, sino además realizar el check-in, imprimir la tarjeta de embarque (hasta 90 minutos antes del despegue) y cambiar reservas hasta 24 horas antes de la fecha inicial. Incluso permite comprar y hacer el check-in desde teléfonos celulares.



Con estas facilidades, Gol registró un aumento de un 15% en sus ventas por la red durante 2007, hasta US$ 2.600 millones vendidos durante el año, un 80% de las ventas totales de la compañía. Sólo durante el cuarto trimestre del año el sitio registró un promedio de 4,4 millones de visitas mensuales, un 23% más que el año anterior.



Las ventas de Varig (VRG), adquirida por Gol en 2007, por internet pasaron de representar el 2% de las ventas online de la empresa en abril, al 12% hoy. La marca implementó una plataforma chat para mejorar sus servicios en Brasil, reformateando su sitio web, que ahora opera en seis idiomas y nueve países. También fortaleció su relación con las agencias de viaje a través del servicio B2T, que les permite acceder directamente al sistema de Varig y vender pasajes directamente a sus clientes. “Al igual que Gol, VRG se ha comprometido a proporcionar a sus socios y clientes una mayor conveniencia y flexibilidad”, dice Tarcísio Gargioni, vicepresidente de Marketing y Servicios de Gol.



En Perú, uno de los sitios precursores en e-commerce es hoy también el top of mind en el país, según una encuesta de AméricaEconomía Intelligence. Se trata de Rosatel, un portal de venta de flores y regalos con operaciones en su país, México y Chile. La empresa nació en 1997 y tres años después creó su página web. La aventura rindió frutos. Hoy, el 15% de sus ventas se hacen a través de la red. “Creamos la página web como una vitrina para nuestros productos, no pensamos que se convertiría en un importante canal de ventas”, dice Javier Pardo, director gerente de Rosatel.



Además, bajo el paraguas de Rosatel están otras marcas de la familia, como La Cava (vinos), Mr. Sushi (comida japonesa), Dulces Envíos (tortas) y Bésame (lencería). No obstante, Pardo dice que todo este mix de marcas que está alojado en la página web de Rosatel, no permite que éstas brillen con luz propia. “El próximo paso será independizarlas, crear sus propias páginas web y construir su propio valor de marca, como hicimos con Rosatel”, dice.



Sólo en Lima, la empresa tiene alrededor de 600 repartos de regalos al día. Su ritmo de crecimiento en los últimos tres años no ha bajado del 20%. Pero respecto a su expansión a otros países, Pardo aún no se anima a sembrar más.



La hora de pagar

El medio de pago fue uno de los puntos clave en el despegue de Rosatel. Aunque difícil. Para convencer a las operadoras de tarjetas de crédito de que firmaran convenios con ella, la compañía debió comprometerse a asumir las pérdidas o fraudes en las transacciones electrónicas. En ese entonces, vender vía internet era aún un negocio espinoso.



Y aunque los usuarios están perdiendo el miedo a realizar transacciones en línea, aún queda algo, dice Gonzalo Palacios, gerente de Tecnología y Servicios de e-business de FedEx Express México. “Los oferentes de comercio electrónico tienen que ser más, ofrecer mayor variedad de opciones de pago a sus clientes”, dice. Por eso, aunque las casas comerciales tradicionales encuentran en el ciberespacio una oportunidad para promover el uso de sus tarjetas propias y aumentar su negocio financiero, se preocupan de no excluir otras formas de pago. “Tener un abanico amplio para que el cliente elija cómo pagar es clave”, dice Ricardo Alonso, gerente de Falabella Internet. “Además, inicialmente el consumidor estaba restringido al segmento ABC1, que no es usuario de tarjetas de tiendas, sino de tarjetas bancarias”.



Es que la penetración de las tarjetas de crédito es uno de los mejores amigos de los e-retailers. Brasil tiene la penetración más alta en América Latina, con un 46% y 87 millones de plásticos. Y las proyecciones apuntan a terminar 2008 con un 52,5%. Y en América Latina el número de tarjetas prácticamente se ha duplicado en cinco años. “Cuando se ofrecen tarjetas de crédito como forma de pago, el 80% de las transacciones se concreta por esa vía”, dice Stello Tolda, de MercadoLibre.


Para no quedar atrás, MercadoLibre lanzó el año pasado un remozado sistema de pago, llamado MercadoPago 3.0, en Chile y Colombia, y, en febrero, en Argentina. 

Durante este año lo lanzarán en Brasil, México y Venezuela. Su principal ventaja es que permite pagos fuera de MercadoLibre, y pagar a través de tarjetas o cuentas bancarias tradicionales, operando como intermediario. Incluso un usuario puede hacer giros de dinero a otro país a través del sistema. Y a mediados de junio, la compañía puso al entonces gerente general de las operaciones en Argentina, Chile y Uruguay como vicepresidente senior de MercadoPago. “Cuanto mejor es la experiencia de pago, mejor es la experiencia de compra”, dice Galperín. 



Lo cierto es que en el ciberespacio hay lugar para todos. A Falabella.cl, el sitio dominante en Chile, según la encuesta de AméricaEconomía Intelligence, por ejemplo, no le preocupa la competencia de sitios como MercadoLibre, que pueden tener una oferta infinita de artículos. “Obviamente en cierto grado competimos”, dice Alonso. “Pero mientras más posibilidades haya de comprar y vender por internet, el beneficio es para todos”. Suena lógico. Falabella no vende cenizas del volcán Chaitén, pero sí paquetes turísticos para visitar lugares cercanos a la bella y agreste zona afectada.

* 
Con Natalia Vera en Lima y Patricia Parra en Santiago.

Fuente: http://beta.americaeconomia.com/revista/comercio-electronico-comercio-real.html





El desafío de crear una “marca país”

21 06 2008

La creación de una “marca país” no es tarea sencilla. Si bien se aplican los mismos conceptos del marketing tradicional, muchos gobiernos pueden cometer errores al diseñar la estrategia de posicionamiento de su país en el mercado internacional. Así, el deseable objetivo de atraer nuevas inversiones y mejorar la  competitividad puede terminar en fracaso y –lo que es peor- en dinero público tirado a la basura.

Según Roberto Friedmann, profesor de marketing de Terry College of Business de la Universidad de Georgia, uno de los errores más comunes es construir la imagen de marca sobre bases aspiracionales antes que las fortalezas reales del país. Sobre este tema, y sobre la relación que existe entre los consumidores y la “marca país”, habló en esta entrevista con AméricaEconomía.com.

– ¿Cómo beneficia la marca-país a los gobiernos y países?
La “marca país” es algo muy útil para un gobierno, sobre todo para atraer inversiones, pero hay que hacer bien los deberes. Uno no le puede contar a la gente “A” cuando la realidad es “B”, no puedes engañar. Hay países que dicen que quieren atraer inversiones extranjeras, pero es tanta la burocracia y los desincentivos, que toda esa campaña que se puede haber hecho fue finalmente una pérdida de plata. Lo mismo pasa con las marcas y productos, si piensas que la Tienda X es buena, pero un poco cara, y yo insisto en hablarte que tiene precios muy económicos, ese significado tú no lo vas a procesar. Y al no procesarlo, claramente estás perdiendo tu dinero en una publicidad mal enfocada.

– ¿Y la estrategia de marketing?
Es exactamente igual a manejar una marca de bebida refrescante o de una tienda, hay que manejarla con los mismos conceptos del marketing.

– ¿Cuáles son los errores más comunes?
He visto ejemplos pésimos como el de mi mismo país, Uruguay, donde el tema se ha manejado muy mal y de forma aspiracional. “Nos gustaría que la gente nos viera de tal manera”, cuando en realidad hay que ver primero cómo la gente nos ve, luego ver la brecha entre la realidad y lo que nos gustaría. Y entonces buscar los elementos necesarios para tangibilizar esta idea.

– ¿Cómo influye la imagen de un país en los consumidores?
El país origen de algunos productos es un factor determinante a la hora de comprar. En EE.UU. los autos coreanos están ofreciendo garantías por 10 años, cuando la norma es de tres. La señal que están mandando al mercado, es que “nosotros los autos coreanos tenemos tal calidad, que estamos dispuesto a dar esa garantía”. Entonces el “Made in Corea” ya no es señal de un producto de inferior calidad.

– ¿Qué pasa con el rol del significado psicológico que los consumidores le atribuyen a una marca?
Este significado varía de una persona a otra, lo que interesa es poder identificar grupos que manejen significados similares. En base a eso nosotros podemos hacer una campaña publicitaria. Lo interesante es que hay muchos significados que tú derivas del producto en sí, cómo se ve o cómo sabe, pero muchos otros que tú le adscribes al producto. Por ejemplo, tú piensas que un modelo de auto es sexy, el auto por sí  mismo no lo es, eres tú quien le otorgas esa cualidad. Y es sobre la base de esos datos que después puedo publicitar mejor esa marca o producto, y no según lo que yo creo de él.  

– ¿Cómo se hace para cambiar una percepción como esa?
Es muy difícil, pero se puede hacer, es lo que llamamos un trabajo de reposicionamiento. Uno no puede ser más realista que el rey. Si el 80% de la gente ve que la marca es utilitaria, y yo quisiera cambiarla a una marca de lujo, en ese caso es muy difícil cambiar la percepción colectiva.  Ahora, si radicalmente cambio el producto y la estrategia de distribución, se puede conseguir. Sin embargo, puede ser muy caro y no resultar, pero cuando funciona te estira la vida del producto.

Lo que ellos quieren 
– ¿Qué descubrimientos ha hecho o encontrado en sus investigaciones respecto del significado que le otorgan los consumidores a un producto?
Sabemos que varía sobre todo en cuanto al contexto, y también según el sexo. Las situaciones impactan de diferentes maneras. Por ejemplo, el consumo en un restaurante varia según si la gente está de vacaciones o no. O si se trata de un obsequio, muchas veces no regalamos las marcas que solemos consumir y que nos satisfacen. Para no dar la impresión de que somos avaros, obsequiamos por ejemplo un vino más caro del que compramos habitualmente; ahí el producto toma un significado diferente.

– ¿Cómo influye el contexto cultural en el consumo?
Las percepciones cambian mucho dependiendo del país. Un claro ejemplo de esto es lo que pasa con los automóviles Volkswagen, que en Alemania es considerado un auto utilitario y accesible, mientras que en otras partes se ve como un invento estupendo de ingeniería alemana.

Fuente: http://beta.americaeconomia.com/mba/el-desafio-de-crear-una-marca-pais.html





El voto electrónico habría salvado un bosque de 22.000 árboles

13 03 2008

Los medios técnicos existen y el DNI electrónico, que permite verificar en la Red la identidad del dueño, es una realidad para miles de españoles, así que, ¿dónde está el voto electrónico?

FUENTE | El Mundo Digital 13/03/2008

En España no faltan experiencias piloto, la última durante el referéndum de la Constitución de la Unión Europea. Más de dos millones de españoles han votado alguna vez en una máquina o a distancia, en pruebas que a veces no tenían validez legal.

Pero en estas elecciones generales no ha habido ningún tipo de ensayo ni propuesta, y eso que la tecnología está lo suficientemente madura para facilitar el voto a distancia a ciertos colectivos y para implementar un voto mediante ordenador en los colegios electorales que ayudase a la hora de elaborar el recuento de votos y dar los resultados.

Aplicar el voto electrónico integral podría ahorrarnos muchos árboles. El Estado imprime más de 908 millones de papeletas, equivalentes a unas 1.589 toneladas de papel. Para obtenerlo se necesita la madera de 22.246 árboles adultos de 20 centímetros de diámetro y 25 metros de alto. Y eso sin contar las que encargan los partidos y los sobres.

Que hoy se vote metiendo un papel en un sobre y el sobre en una urna no quiere decir que no haya tecnología detrás. 11.000 PDA situadas en las mesas electorales se encargaron de enviar las cifras de participación y el recuento a 18 centros de recogida de datos, el mayor de ellos instalado en el Palacio de Congresos de Madrid. Primero se enviaron los datos de las elecciones al Congreso y luego las del Senado.

Durante estos comicios se ha realizado también un seguimiento informatizado del voto por correo, sistema que han solicitado 770.000 españoles. A esta cifra hay que sumar 1,2 millones de habitantes que residen fuera del país, el voto Cera -Censo Electoral de Residentes Ausentes-. Sus papeletas han viajado físicamente hasta las mesas electorales que les corresponden, pero el proceso de petición, entrega y envío ha estado controlado por tres sistemas independientes que garantizan la fiabilidad del proceso.

TIPOS DE VOTO

En el futuro, el uso de la tecnología podría ser más patente. Hay diferentes formas y niveles de integrar el voto electrónico. La más radical es el voto directo desde un ordenador conectado a Internet a través de una conexión cifrada y segura. Es una solución que facilitaría la participación en las elecciones a los colectivos con movilidad reducida y los residentes en el extranjero y a investigadores y militares destinados en el extranjero.

La dificultad de este sistema radica en la verificación del votante. No hay forma de comprobar que realmente la persona que se sienta al ordenador sea la que tiene el derecho a votar. El DNI electrónico facilitará su implantación, ya que dispone de los mecanismos de cifrado e identificación necesarios para asegurar la fiabilidad. Estos sistemas a menudo generan reticencias entre los usuarios, ya que sería posible, teóricamente, vincular un voto a una persona. Para evitarlo se mantienen separadas las fases de identificación del votante y la votación.

El siguiente nivel es la urna electrónica, un sistema de votación parecido al actual que requiere que el elector se desplace al colegio electoral. Una vez allí, sin embargo, la votación se realiza en una máquina dotada normalmente de pantalla táctil y con funciones adaptadas para personas mayores o con baja audición. El voto se realiza directamente en la urna y se contabiliza sobre la marcha, aunque algunos sistemas imprimen una papeleta de control que se deposita en una urna para garantizar que los resultados sean correctos. En las últimas elecciones presidenciales francesas la española Indra utilizó este sistema.

Por último existe la posibilidad de realizar un voto convencional e informatizar el recuento. Las papeletas de este tipo de elecciones incluirían a todos los candidatos y el votante sólo tendría que tachar el que le interesa de la lista. Las papeletas se depositan en una urna y viajan hasta un centro de proceso donde son escaneadas a alta resolución y en el que se valida el voto. Las papeletas dudosas -normalmente las máquinas tienen una fiabilidad cercana al 90%- pasan a un grupo de observadores que se encargan de verificar la papeleta y decidir si es válida o si cuenta como un voto nulo. Este sistema se utilizará en las próximas elecciones de Londres en mayo y es lo que se conoce como ‘e-counting’, es decir, recuento electrónico. Para muchos, es el siguiente paso hacia una democracia informatizada.

Más de dos millones de españoles han participado en algún tipo de referéndum electrónico. Por lo general sin validez legal, se trata de pruebas piloto para comprobar las diferentes tecnologías y su viabilidad. En el resto del mundo, las pruebas han tenido validez. En estos países han probado alguna vez sistemas de voto electrónico.

EL VOTO ELECTRÓNICO EN EL MUNDO

Estados Unidos.
Desde las elecciones presidenciales de 2000 el voto electrónico ha estado muy presente, con varios sistemas que han creado polémica en elecciones primarias y generales de los diferentes estados. En el año 2006, por ejemplo, un error de calibración en las máquinas de votación del estado de Florida hizo que votantes del Partido Demócrata dieran su voto a los republicanos. En el año 2004, las elecciones primarias del estado de California también estuvieron salpicadas de problemas con las máquinas de votación.

Brasil.
Es el primer país del mundo en tener unas votaciones completamente electrónicas. Comenzaron sus primeras pruebas en 1996. Las máquinas de votación, fabricadas en Brasil, tienen un elevado nivel de fiabilidad. El mayor avance se ha producido en el tiempo de recuento de los votos, que ha pasado de varios días a 12 horas desde que se instaló el sistema. Sus detractores señalan que las máquinas no ofrecen un comprobante impreso que sirva para auditar los resultados.

Estonia.
El Gobierno estonio ha entregado un sistema de identificación similar a nuestro DNI electrónico a más de 1,7 millones de habitantes. El pasado febrero pudieron hacer uso de la tarjeta para votar desde casa, a través de Internet, en las elecciones presidenciales. Los votos podían enviarse durante los días previos a las elecciones con la peculiaridad de poder cambiar el voto las veces que se quisiera. Finalizado el plazo, la última opción era la válida. El voto pudo cambiarse también el día de las elecciones acudiendo a un colegio electoral y votando de la manera tradicional.

La India.
Los votantes pueden elegir a sus candidatos en más de un millón de máquinas instaladas en todo el país. La aplicación del voto electrónico comenzó en 1996.

Bélgica.
Fue uno de los primeros países de Europa en probar el voto electrónico (1991), en un experimento aprobado por mayoría absoluta en el Gobierno. El sistema requiere de una tarjeta magnética -que se entrega en la mesa electoral- y un bolígrafo electrónico que registra el voto seleccionado. Lo usa el 44% de la población. Durante las elecciones de 2003 se introdujo, de forma experimental, la posibilidad de obtener un recibo en papel para comprobar la fiabilidad del proceso pero en la última consulta general se volvió a utilizar el sistema tradicional, que registra el voto de forma automática.

España.
Se han llevado a cabo varias pruebas piloto con diferentes métodos de votación. La última fue en el referéndum de la Constitución Europea, cuando pudieron votar con papeleta electrónica 900 habitantes de Zamora capital, Toro (Zamora) y Pol (Lugo). Los habitantes de Jun (Granada) pudieron participar desde casa o desde el móvil, pero con carácter no vinculante. Esta localidad fue también la primera en probar el voto electrónico no presencial en el año 2003. Sólo el País Vasco cuenta con una legislación electoral que contempla el uso del voto electrónico.

Autor: Ángel Jiménez de Luis